El “acuerdo”, por llamarle de alguna manera que el señor Luis Alberto Heber en nombre del presidente Luis Lacalle Pou llevó adelante con la empresa TCP-Katoen Natie, ha sido tan secreto, pero tan secreto, que los abogados del Ministerio de Transporte, del cual Heber era su ministro y los abogados de la Administración Nacional de Puertos, ni se enteraron que se firmó.

Todos quedaron afuera del “negocio” al parecer, porque si les pedían una opinión profesional, seguro que corrían peligro que se les “pinche el globo” con una opinión desfavorable.

Los senadores del Frente Amplio presentarán en las próximas horas una denuncia penal solicitando a la justicia que investigue los términos de este contrato que sólo Heber, Lacalle Pou, Curbelo y Ferrés conocen.

Vamos a reproducir, lo dicho por la Abogada Silvia Etchebarne respecto a este tema.

 

“Soy abogada y amo mi profesión que siempre la he ejercido conforme al decálogo del abogado de Eduardo J. Couture y, en particular, cuando el mismo expresa: 

“Trata de considerar  la abogacía de tal manera que el día en que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que se haga abogado”.

Es por ello que deseo transmitirle a los colegas que integran los servicios jurídicos del Ministerio de Transportes y Obras Públicas y del Área Jurídica y Notarial de la Administración Nacional de Puertos mis sinceras felicitaciones por la digna y ejemplar respuesta que han dado cuando se les requirió informaran sobre los recursos que se han incoado contra el contrato con TCP-Katoen Natie y los decretos 114 y 115  y se  expidieron manifestando que no habiendo tenido intervención en el dictado de esos actos administrativos, “el asesoramiento deberá serle solicitado a quienes hayan participado en la redacción de los mismos”.

  De ese modo pusieron en evidencia su autonomía técnica y con total dignidad y respeto a nuestra profesión le indicaron a los jerarcas de turno que si no habían sido partícipes en la redacción de los actos administrativos impugnados, si habían sido “ninguneados”, si por sus respectivos departamentos no habían pasado los expedientes que ahora generaban esos recursos, no era correcto que se expidiera al respecto y que debían hacerlo aquellos que eran responsables de su redacción.

Actitudes como ésta, enaltecen nuestra profesión por lo que al felicitarlos les reitero mi sincero reconocimiento.

Dra. Silvia Etchebarne Vivian

 

¿Todo dicho verdad?, este es el país de la joda y la impunidad, antes fue Heber que con todos los senadores del Partido Nacional denunciaban a Sendic por Ancap, no pasó nada, ahora los senadores del frente a Heber, y ¿saben qué?, no va a pasar nada, porque además Uruguay, es el país del no pasa nada, solo van en cana los elegidos, los pobres y los honestos, los demás…siempre caen parados.



Fuente