Los riñones tienen una función esencial en el ser humano: mantener la sangre libre de desechos por lo que son órganos vitales. Te contamos cómo cuidarles.

Los riñones son los encargados de eliminar los desechos y el exceso de líquido del cuerpo, además de que depuran el ácido que producen las células del cuerpo y mantienen un equilibrio saludable de agua, sales y minerales en la sangre.

Estos son los alimentos que podrían causar afectaciones a este par de órganos vitales.

Sodio: De acuerdo con el servicio de Nefrología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, el sodio ayuda a controlar la hipertensión arterial y, de la misma forma, ayuda a controlar la sed, lo que impide que el cuerpo retenga líquidos, un síntoma común de las enfermedades del riñón.

Lácteos enteros, y embutidos: Por su alto contenido de fósforo se recomienda evitar los lácteos enteros y los embutidos, pues es posible que los riñones que no funcionan a un 100% no puedan eliminar todo este fósforo adicional.

Alcohol: Tomar demasiado alcohol puede aumentar la presión arterial, lo cual también repercute en el funcionamiento de los riñones, de acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos.

Bebidas azucaradas: La ingestión de cantidades elevadas de refrescos y bebidas de frutas con azúcar y agua implica un 61% más de riesgo de sufrir daños en el riñón respecto a los que tenían el consumo más bajo de esta combinación de bebida, de acuerdo con la Sociedad Americana de Nefrología.



Fuente