Sobre lo de ayer, más allá del cambio climático, me vienen a la mente dos citas: una de un artículo de 1956 de Isidro Más de Ayala que se llamó «Los derechos de la Naturaleza». Empieza así: Durante la noche del 3 de enero de 1956 —aprovechando la confusión provocada en la población por el temporal, la lluvia, los relámpagos y los apagones— los antiguos arroyos de Montevideo, que el Municipio consideraba extinguidos, reaparecieron con todo su vigor y su máxima corriente.

Quien hubiera dibujado en estos momentos el plano de Montevideo hubiera puesto sobre el actual cuadriculado de sus manzanas los antiguos cursos de agua. Y es que los arroyos Pocitos, la Estanzuela, Canarias, Arroyo Seco, Quita Calzones y Miguelete aparecieron en esa noche de comienzos de 1956 tal como estaban en el plano que en 1724 el ingeniero Domingo Petrarca levantó de la «Planta de la Ensenada de Montevideo”.

El artículo sigue, y finaliza diciendo, refiriéndose a los vecinos afectados, fundamentalmente en Pocitos, «Y si un día bloqueados por el agua no pueden sacar los autos de los garajes, no funciona el ascensor, se apagan las luces porque se inundó el sótano y deben salir de sus casas en botes, piensen que es ese el menor tributo que pueden pagar al antiguo y auténtico propietario de esos terrenos, viejo gruñón e insistente que cada tantos años vuelve con sus reclamos, reavivados sus derechos por el ejemplo de las otras fuerzas naturales -el viento, la lluvia, los relámpagos- que se liberan en los grandes temporales».
No hay más que mirar imágenes y «ver» los viejos arroyos ahora corriendo en superficie y, como decía Más de Ayala, la naturaleza gruñendo por sus derechos. En ningún caso, a la larga, siempre termina ganando en sus reclamos.
Este es un relato del ingeniero Jorge Alsina, a pedido de gente interesada en el tema. Alsina es un gran conocedor de estos problemas. La cita de Más de Ayala es clave. Los lugares de desborde son los arroyos.
En el caso del Arroyo del Buceo no fui muy preciso en lo que dije. El viejo curso venía tenía un tramo por Batlle y Ordoñez, luego Santiago Rivas, cruzaba Rivera y seguía por Caracas hacia la zona del Montevideo Shopping. El tramo por Santiago Rivas era una zona media de bañados y al llegar a Rivera, pasaba a un cauce de mucha pendiente (la actual calle Caracas). Bueno, las imágenes de autos amontonados son justamente en la vieja zona de bañados en Santiago Rivas y el contenedor que es llevado rápidamente por la corriente precisamente por Caracas.
La segunda cita es mucho más breve, a un informe técnico que hizo en la Intendencia el Ing. Romualdo Trucillo, como respuesta a un estudio que le pidieron sobre la causa de las inundaciones en Rondeau y La Paz. Muy pragmático, termina su informe diciendo «Es la insistencia de la naturaleza en recordarnos que el arroyo está allí».

¡Se refería al Arroyo de las Canarias o de los Migueletes que desembocaba en la Bahía a la altura de Libertador y La Paz!. ¡Sí, hasta allí llegaba la playa de la Aguada!.

Luego todos los terrenos de allí hacia el Oeste fueron rellenados y la Estación de AFE y zona aledaña pasó a estar en la ciudad y no en el agua como era antes.

Lástima que los rellenos no se hicieron a cotas adecuadas ni se cambió la rasante de las calles que llegaban a la vieja playa, dejando puntos bajos que solo pueden desaguar a través del saneamiento y no superficialmente.

Salvando las diferencias, pues en menor grado, el problema se repite en las zonas de las antiguas desembocaduras de otros arroyos donde ayer hubo fuertes inundaciones (A° Malvín -Concepción del Uruguay-, Arroyo del Buceo -Santiago Rivas, Caracas, etc., de donde hay varias imágenes ayer-, etc.
Es muy importante el dato del nivel del mar. Lluvia fuerte y marea alta hacen, cómo dice él, el cocktail perfecto para las inundaciones.



Fuente