Por lo menos yo pensé que cuando nuestro presidente decía que se terminaba el despilfarro y que prometía un gobierno de austeridad, estas cosas iban a terminar de raíz.

Nosotros desde nuestro semanario El Bocón, hemos denunciado en forma permanente los viajes innecesarios de los legisladores uruguayos al exterior.

Creemos que hay un despilfarró mayúsculo de los dineros públicos en ese rubro, y lamentablemente nada aun se ha hecho con relación a bajar la cantidad de los viajes al exterior.

Les voy a señalar hoy solo dos viajes que se hicieron recientemente.

El PARLATINO es el innecesario e inútil parlamento Latinoamericano y del Caribe.

¿Qué es el Parlatino?

El Parlatinoconstituido el 7 de diciembre de 1964, es un organismo regional, permanente y unicameral, integrado por los parlamentos nacionales de América Latina, elegido democráticamente mediante sufragio popular.

¿Cuál es el motivo de su existencia?

Defender la plena vigencia de la libertad, la justicia social, la independencia económica y el ejercicio de la democracia representativa y participativa, con elecciones libres y transparentes y con estricto apego a los principios de la no intervención y de la libre autodeterminación de los pueblos.

El 12 de febrero del corriente año, fueron 16 legisladores, diputados en su gran mayoría y senadores que emprendieron viaje a la ciudad de Panamá donde se encuentra la sede del Parlatino.

El motivo de este multitudinario viaje fue participar de las «Reuniones de Comisiones” del Parlatino.

La adquisición de los pasajes a mi entender es todo un tema especial, ya que son los pasajes más caros del mundo siempre los que compran en el poder legislativo uruguayo.

Lo que normalmente puede costar un pasaje a un destino comprado en forma particular en cualquier agencia de viajes, siempre el costo que pagan en el parlamento es sensiblemente superior. En este caso, la compra de los 16 pasajes sumó un monto de 20.277 dólares americanos.

Se da el caso que un pasaje ida y vuelta a Panamá comprado en el parlamento, supera lo que sale un pasaje a Miami, curiosamente que pasa por Panamá y sigue hacía ese destino mucho más lejos.

Pero este no es el único costo que los uruguayos pagamos para estos 16 viajeros por tan importante participación en una comisión que no sirve absolutamente para nada.

También les damos los famosos viáticos.

¿Qué son los viáticos?

Es un dinero en efectivo que se le da a cada legislador para que pague sus gastos de estadía.

En este caso, se trata solo de cuatro días en Panamá. En este caso, llevaron aproximadamente 1.500 dólares cada uno en sus bolsillos para sus gastos de estadía.

Lo curioso y poco creíble, es que los legisladores se llevan ese dinero en efectivo y no tienen que rendir cuentas a su regreso.

Es decir, que puede devolver si quiere dinero y si no quiere devolver no pasa nada, nadie le va a pedir que lo haga.

En muchas oportunidades tienen el hotel pago por quienes los reciben en el destino, eso no lo sabremos, porque no tienen que decirlo.

Pero nosotros tenemos la cifra que gastaron colectivamente toda esta delegación, por un promedio de 5 días cada uno en Panamá.

El total fue de 21.139 dólares americanos.

Esto hace que el promedio de lo supuestamente gastado por cada legislador haya sido de 1.321 dólares en su estadía para cuatro noches de hotel, comida y traslados.

Además hay que pagar por parte del parlamento el seguro de cada legislador, que en esta oportunidad fue de 1380 dólares en total todos.

El total de lo que nos salió este paseo burocrático, fue de U$S 42.796 dólares.

Equivale a un millón de pesos (1.000.000 de pesos).

Y solamente estamos mencionando un solo viaje de los múltiples que permanentemente ha realizado en todos los gobiernos los señores legisladores.

Muchos de ellos suman millas en sus viajes que luego aprovechan en forma personal.

Siempre se ganan una diferencia de sus viáticos que no devuelven. Algunos muy de vez en cuando devuelven una pequeña cantidad, cuando es demasiado claro que no lo gastaron ni remotamente.

Debemos mencionar que en plena pandemia también algunos viajaron por el mundo.

La semana que viene les voy a contar detalles nunca conocidos de los tres viajes más caros de la historia en materia de precios.

El de Lucía Topolansky a China, el de Raúl Sendic a Sudáfrica y el de la esposa de Lacalle Pou a Dubái, todos superando el costo del pasaje los 10.000 dólares americanos en clase ejecutiva de la compañía aérea.

Cientos de miles de dólares por año salen de las arcas del Estado para viajes solo de legisladores, un rubro que sin la menor duda debería restringirse a menos de la mitad como estrictamente necesarios o de utilidad para el país.

Un dato oficial más que logramos rescatar. Cuando asumió el Frente Amplio su primer gobierno en el año 2005, recordemos que llegaba con la promesa de evitar los viajes al exterior como lo hacían los Blancos y Colorados durante toda su existencia, y desde ese año hasta el 2012, es decir 7 años, cinco de Tabaré Vázquez y dos de José Mujica como presientes, el parlamento solo por el rubro viaje al exterior de parlamentarios gastó la absurda y deprimente suma de US$75.124.841 en misiones de diplomacia parlamentaria. Las razones de los viajes fueron múltiples: reuniones del Parlatino, de la Unión Interparlamentaria, cursos, seminarios, convenciones internacionales. Los destinos son igualmente variados: Panamá, México, Brasil, Venezuela, Uganda, Taiwán, Europa y Estados Unidos entre otros.

Uruguay forma parte de la Unión Interparlamentaria (UIP), el principal organismo a nivel global donde se reúnen parlamentarios de distintas naciones. Con motivo de reuniones de este organismo los parlamentarios han viajado a la ciudad de Bangkok en Tailandia, a Kampala, Uganda, Suiza entre otros destinos.

El nacionalista Luis Heber con 10 viajes y el frenteamplista, Carlos Baráibar, con nueve, son los senadores que más viajaron entre 2010 y 2012. Por su parte, la diputada que más viajó fue Daisy Tourné con 28 salidas al exterior.

En el año 2016 el diario El País publicaba un interesante artículo referido a los viajes y sus destinos que reproducimos parcialmente.

LOS EXÓTICOS VIAJES QUE REALIZARON LOS DIPUTADOS EN 2015

El Parlamento gastó US $110.000 en pasajes y pagó US $134.000 por concepto de viáticos a legisladores.

Vietnam, Aruba, Armenia, Surinam y la localidad Spello en Italia son algunos de los destinos exóticos a los que viajaron en 2015 algunos diputados del oficialismo y la oposición. El Parlamento gastó US $244.159 en viajes en 2015 para que legisladores asistieron a diversas reuniones con sus pares de otros países; aunque algunos fueron invitaciones sin costo. En 2014 se gastaron unos US $330.000.

En octubre del año pasado (2015), una delegación de seis diputados se trasladó hasta la ciudad de Oranjestad, capital de Aruba, para participar de la Comisión del Parlamento Latinoamericano. A la reunión viajaron los diputados Susana Pereyra (MPP), Jorge Pozzi (Nuevo Espacio), Saúl Aristimuño (lista 711), Jorge Gandini (Alianza Nacional), Gerardo Amarilla (Todos) e Iván Posada (Partido Independiente). Cada pasaje cuesta entre US $1.300 y US $1.600 y recibieron entre US $1.700 y US $2.800 de viáticos por cinco días. A la vuelta, los legisladores realizaron una rendición de cuentas con lo trabajado en las diferentes comisiones. Uno de los temas tratados fue la energía renovable y la eficiencia energética de América Latina, según un informe realizado por Pozzi y publicado en la web de la Cámara de Diputados.

Antes, en marzo de 2015, un grupo de cuatro legisladores se trasladó hasta Vietnam a participar de la Asamblea de la Unión Interparlamentaria. Los que viajaron fueron los diputados Graciela Bianchi (Todos), José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay), Felipe Carballo (lista 711) y Gustavo Penadés (Todos). Además estuvieron acompañados de los senadores Ivonne Passada (MPP) y Luis Alberto Heber (Todos).

El Parlamento se encargó de la compra de pasajes a Vietnam que costaron US $7.039 cada uno, y los diputados recibieron de viáticos US $ 2.131 por su estadía. Al regreso, Carballo devolvió US $150 y Mahía US $82.

Este informe de los colegas de El País deja claro que siempre hubo joda, viajes que no tienen sentido y devoluciones de viáticos que son hasta risueñas, como la que hizo Mahía que se llevó 2.131 dólares y solo le sobraron 82.

Graciela Bianchi y Heber llevaron lo mismo y se gastaron todo, ya que no devolvieron nada.

Las promesas han sido continuas, pero la realidad indica que son solo promesas que no se cumplen nunca.

Solo cabe destacar por ejemplo al Dr. Pedro Bordaberry que siempre fue contrario a estos viajes que los llamó “Parlamentario de la diplomacia”, como algo innecesario totalmente, y nunca participó mientras fue legislador.

Y volviendo a la actualidad, es una nueva promesa electoral de campaña, ya que todo sigue igual, con viajes totalmente innecesarios de ministros, de parlamentarios, de funcionarios del legislativo y el ejecutivo.

La muestra ha sido el pago del pasaje de la señora Ponce de León, esposa del presidente Lacalle Pou en asiento de clase ejecutiva a Dubai, solo de ida, al increíble costo de 11.930 dólares, algo innecesario y totalmente ilegal por parte de quién firmó la resolución de ese gasto. Casualmente quién lo hizo fue su esposo el presidente Lacalle Pou.



Fuente