Patinetes eléctricos en una calle de Madrid (Foto: Ayuntamiento de Madrid)
Patinetes eléctricos en una calle de Madrid (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Este miércoles 3 de mayo comienzan a operar en Madrid capital los patinetes eléctricos bajo el nuevo modelo de autorizaciones establecido por el Ayuntamiento de Madrid. El objetivo es que este medio de transporte, cada vez más arraigado en las grandes ciudades, contribuya a favorecer la movilidad sostenible, pero de un modo ordenado, seguro y garantizando la accesibilidad universal.

Con las nuevas autorizaciones, el Ayuntamiento quiere racionalizar el uso del limitado espacio de la vía pública a fin de lograr un equilibrio entre los distintos actores que la comparten. Atendiendo a este criterio, se restringe a tres las empresas que pueden operar en la capital con un negocio de patinetes eléctricos compartidos sin base fija y se limita a 6.000 los vehículos que pueden desplegar entre las tres (2.000 patinetes cada una de ellas). Las tres empresas autorizadas son Dott, Lime y Tier Mobility. El resto de operadores que funcionaba con las antiguas autorizaciones deberá retirar todos los patinetes de las vías madrileñas o, de lo contrario, los agentes de la autoridad podrán llevárselos.

Hasta ahora, uno de los principales problemas del sistema de alquiler de patinetes era el estacionamiento indebido en lugares no habilitados por parte de los usuarios. El nuevo modelo de autorizaciones permite introducir importantes mejoras en el servicio. Las empresas cuentan con desarrollos tecnológicos en sus aplicaciones para obligar a aparcar a los clientes únicamente en las zonas habilitadas en el distrito de Centro.

En el resto de la ciudad, podrán estacionar fuera de las reservas habilitadas, siempre que no exista una plaza para motocicletas, ciclomotores, bicicletas y VMP a menos de 50 metros del punto de estacionamiento. Además, no se permitirá en ningún caso iniciar o finalizar el trayecto en calles de prioridad peatonal, en las aceras, ni en espacios peatonales contiguos a parques históricos como El Retiro.

El nuevo modelo de autorizaciones impide que los patinetes que circulen por la capital puedan hacerlo por las aceras. Además, los operadores retirarán los vehículos aparcados incorrectamente o dañados en el plazo de una hora a partir de su detección.

Una mujer monta en un patinete eléctrico. REUTERS/Sarah Meyssonnier
Una mujer monta en un patinete eléctrico. REUTERS/Sarah Meyssonnier

De cara a procedimientos sancionadores o exigencia de reparación de daños contra el patrimonio por parte del Ayuntamiento, las empresas deberán incluir un registro de estacionamiento mediante sus aplicaciones para que los usuarios puedan incluir fotografías y la ubicación exacta del patinete al abandonar el servicio, de modo que sea posible verificar que el aparcamiento se ha producido conforme a la Ordenanza de Movilidad Sostenible.

Todos los patinetes que aterrizan en Madrid son nuevos y disponen de luces, timbre y elementos reflectantes homologados conforme a la normativa vigente. Cuentan con baterías extraíbles y con el certificado emitido por la DGT que garantiza el cumplimiento de las características técnicas aprobado por este organismo, a pesar de no ser aún obligatorio. Cada patinete dispone de un sistema que permite la geolocalización y su identificación.

Los nuevos patinetes comienzan a funcionar este 3 de mayo y disponen de cinco días hábiles para desplegar al menos el 50 % de los autorizados. El próximo 9 de mayo, la ciudad debe contar con, al menos, 3.000 nuevos patinetes. Además, se agruparán un máximo de cuatro patinetes por punto y no se podrán ubicar en ámbitos de paradas de transporte público colectivo o de taxi, reservas para personas con movilidad reducida o sobre las tapas de registro o de servicio

Los controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) denunciaron a 138.750 vehículos de movilidad personal (VMP) durante 2022, 11.273 menos que en 2021, lo que supuso un descenso del 8%. De estas denuncias, 94.927 sanciones (68,4%) estaban dirigidas a patinetes compartidos; 28.245 (20,4 %), a motocicletas de ‘sharing’ y 15.578 (11,2%), a bicicletas. Todos estos expedientes sancionadores se cursaron por la misma razón: estacionar indebidamente en aceras o lugares prohibidos.





Fuente