Variante en la ruta 20 y 4 puentes permitirán una vía rápida dando conectividad entre ambas ciudades.

El proyecto comprende la construcción y operación de una variante de la actual Ruta 20, incluyendo 14,6 kilómetros de ruta nueva y 4 puentes sobre los arroyos Tala, Rolón, Islas de Argüelles y Tres Árboles, que vincularán la Ruta 4 y la Ruta 5, dando conectividad a Paso de los Toros con Young, Fray Bentos y otras localidades.

El trabajo de rehabilitación de la Ruta 20 en el tramo comprendido entre los accesos al Arroyo del Tala y la progresiva 138.500km afectando a los padrones 886, 887, 888, 889, 899, 1005, 2608, 2665, 2786, 2787, 6551, 6552 y 6553 del Dpto. de Río Negro a lo largo de un trazado preexistente, parcialmente expropiado, y modificado según solicitud expresa de los vecinos.

 La obra consiste en una variante de la actual Ruta 20 mediante la construcción de 14.6 kilómetros de nueva ruta de sentido groseramente WSW-ENE y 4 puentes sobre los arroyos Tala, Rolón, Islas de Argüelles y Tres Árboles que vincularán la Ruta 4 y la Ruta 5, dando conectividad a Paso de los Toros con Young, Fray Bentos, etc. Se prevé simplificar el tránsito actual en unos 20 kilómetros, construyendo una vía rápida (velocidad de diseño = 90 km/h) con puentes insumergibles. Se prevé un tránsito diario promedio anual de 179 vehículos según estimaciones de la DNV, logrando captar unos 70 vehículos pesados más asociados a la industria forestal.
Las obras de las 3 empresas que trabajarán en el marco de esta autorización ambiental tienen plazo de 18, 15 y 15 meses (STILER S.A., JOSÉ CUJÓ S.A. y MELITER S.A., respectivamente) comenzando ni bien se obtengan las autorizaciones ambientales pertinentes.

Con respecto a la mano de obra, entre las tres empresas se estima un total de 97 personas durante el plazo arriba indicado.
El desarrollo del proyecto requerirá suministro de materias primas (piedra, cemento, ligante asfáltico para el tratamiento bituminoso, acero, etc.). Al día de la fecha no existe la vía de tránsito que se va a construir. Se estima un incremento de tránsito de 65 vehículos diarios por las rutas de acceso (Ruta 4 y Ruta 5).
Asimismo, el proyecto se complementa con las obras actualmente en ejecución de la Etapa 1 de rehabilitación de la Ruta 20 (empalme con Ruta 4 hasta los accesos del puente sobre el Arroyo del Tala) y la ejecución de los nuevos puentes y mejora de la ruta desde el fin del tramo en análisis hasta el empalme con la Ruta 5, dando lugar a una vía de tránsito Este-Oeste inmediatamente al Norte del Río Negro.

Efectos ambientales que tendrá el proyecto sobre el entorno
Se definen impactos asociados a la construcción de los puentes, particularmente sobre el Arroyo Tres Árboles por el desarrollo del monte nativo en esa zona, incluyendo ahuyentado de fauna durante la fase inicial. Debe quedar claro que se mantendrán pasajes secos para la fauna por debajo de los puentes.

La ruta discurre por campos con diverso uso del suelo, pero fundamentalmente agropecuario. El impacto socioeconómico asociado a la pérdida de territorio y conectividad fue analizado específicamente, resultando en totalmente aceptable por los vecinos frente a la mejora en el tránsito y accesibilidad que representa el proyecto.

La valoración del proyecto por parte de los vecinos y actores consultados es muy positiva, siendo aprobado de forma unánime. Se imaginan una mayor provisión de servicios a partir de la posibilidad de que más personas se afinquen en la zona generando además mayores chances de contratar personal. Sus expectativas se refieren a la existencia de una ruta de tránsito todo el año, con superficie “dura”, además hacen referencia a la comunicación del estado del proyecto a la población de la zona y que se tenga atención al cruce de animales que implican estos cambios. Se pide se tengan recaudos respecto al desecho de residuos por parte de los trabajadores del proyecto y también durante la fase de operación.

La construcción de los puentes – fundamentalmente el que cruzará al Arroyo Tres Árboles – requerirá del levantamiento de ataguías para ejecutar las fundaciones de los pilares. Ello implicará afectar la vegetación aledaña a los cursos hidrográficos y el ahuyentado de la fauna asociada, así como modificar temporalmente el régimen natural de escurrimiento de los arroyos. (Fuente Semanario Centro)

 



Fuente