Las exportaciones de carne vacuna uruguaya a Japón y Corea del Sur crecieron significativamente en los últimos tres años y, aunque ocupan un lugar marginal en los volúmenes de exportación, son dos mercados con alto potencial en los que Uruguay compite en desventaja arancelaria con los principales proveedores de estos países: EEUU y Australia.

Japón y Corea del Sur son importadores relevantes –tercero y cuarto, respectivamente, a nivel mundial- y tienen un consumo per cápita mucho mayor que el de China: 16 kilos anuales en el caso de Corea del Sur y 10 en el de Japón.

Los ingresos en dólares por exportaciones de carne vacuna a Japón aumentaron 72% en lo que va de 2021 (hasta el 11 de setiembre) respecto al
mismo periodo de 2020 y 127% respecto a 2020.

El flujo exportador fue de US$ 20 millones en 2019 y de US$ 24 millones en 2020. Esto es menos del 1% de las importaciones japonesas de carne vacuna.

El precio por tonelada ha estado por encima de los promedios anuales por la proporción de carne enfriada que compra Japón: casi 70% de las importaciones desde Uruguay.

Aunque el precio promedio de la carne que compra Japón ha bajado este año, sigue estando por encima del promedio: este 2021 el promedio de
valor por tonelada de carne uruguaya exportada está en US$ 4.100 y las ventas a Japón promedian US$ 4.719 la tonelada.

En 2019 y 2020 el promedio por tonelada vendida a Japón fue de US$ 5.348 y US$ 5.293, respectivamente. La canasta de productos exportados por Uruguay a Japón «tiene un componente de productos para manufacturas y otro de cortes de alto valor», indica INAC en un informe de agosto.

Japón integra el Tratado Transpacífico, y mejorar el acceso a este mercado por esta vía es uno de los objetivos de INAC, que recomendó al Poder
Ejecutivo solicitar ingreso de Uruguay a este acuerdo que, entre otros países, integran también Canadá y Vietnam.

En Japón la carne uruguaya hoy paga un arancel de 38,5%. En los países que integran el Tratado Transpacífico «el arancel hoy está en 25%
y va a seguir cayendo hacia 9%, ahí es donde vemos al mayor potencial», expuso el jefe de Información y Acceso a Mercados de INAC, Álvaro Pereira, ante la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) en una presentación realizada 24 horas antes de que el presidente Luis Lacalle Pou anunciara las negociaciones para establecer un TLC con China.

Mercado coreano

Las importaciones de carne vacuna uruguaya por parte de Corea se multiplicaron casi por cinco en los últimos tres años: subieron de 434 toneladas en 2019 (1 de enero a 11 de setiembre) a 2.024 toneladas en el mismo periodo de este año: un incremento de 460% en volumen y en valor, según los datos de
INAC.

Con un promedio anual de US$ 6 millones de exportaciones de carne vacuna a Corea del Sur, esto es menos del 1% de las importaciones totales
de ese mercado y, para Uruguay representa 0,5% de las exportaciones de carne bovina.

Corea del Sur es el cuarto mayor importador en valor y volumen de carne bovina: importó un promedio de US$ 2.500 millones y 410.000 toneladas anuales entre 2016 y 2020. Esto es aproximadamente 8% de la importación mundial.

El mercado importador coreano ha crecido a un 9% anual en los últimos cinco años, una tasa superior al crecimiento del mercado mundial.

Los proveedores minoritarios como Uruguay tienen posibilidades de crecer, pero están frenados por las barreras arancelarias. Los países que no cuentan con TLC con Corea se enfrentan a un arancel por defecto de 40%. Uruguay está en esta situación.

Esto no es así para sus principales proveedores: tanto Estados Unidos como Australia y Nueva Zelanda, cuentan con TLCs que les permite ingresar con aranceles preferenciales de 13,3%, 18,6% y 21,3% para cada exportador respectivamente. Están además en proceso de desgravación, tendiente a cero para 2026 (EEUU), 2028 (Australia) y 2029 (Nueva Zelanda).

La situación actual en materia arancelaria vuelve especialmente relevante a las negociaciones Mercosur – Corea del Sur, ha señalado INA



Fuente