El Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos en compañía del Director de Servicios Ganaderos, Diego De Freitas y el Director de Servicios Agrícolas, Leonardo Olivera, informaron recomendaciones ante la amenaza de un eventual ingreso al país de dos enfermedades que pueden afectar
gravemente la producción nacional. Por un lado, las bacterias que causan el HLB y que ataca a los cítricos y por otro la Peste Porcina Africana, que ataca a los suinos.

Se considera que Uruguay tiene alto riesgo fitosanitario por detecciones de HLB en Corrientes y Entre Ríos. Por su parte, la PPA ingresa luego de 40 años,
nuevamente en 2021 a nuestro continente, por República Dominicana, actualmente con dos focos declarados a la OIE, uno en Santo Domingo y otro cerca de
la frontera con Haití.

Durante su exposición, el Director de los Servicios Agrícolas, explicó que el HLB es la enfermedad más destructiva de los cítricos, causada por tres bacterias
y hasta el momento no tiene cura.

«Habitan el floema y se mueven por toda la planta. Todos los cítricos son susceptibles. La Murraya o mirto también puede hospedar la bacteria y el vector».
Agregó además, que su situación en Uruguay, se define como plaga cuarentenaria ausente, con presencia del vector Diaphorina citri en la zona norte del país.
Olivera recordó que el citrícola es el principal rubro frutícola de exportación del país, y que el destino de la producción de fruta fresca de alta calidad para exportación es de aproximadamente el 50%. Por otra parte, emplea a 16.000 trabajadores entre permanentes y zafrales.

La enfermedad causa la muerte de plantas, la disminución de la producción, la caída prematura de frutos y el aumento de los costos de producción y pérdida
de valor de la fruta.

La principal via de dispersión es la acción del hombre a través del transporte de plantas de cítricos infectadas, transporte de otros hospedantes infectados o
transporte del vector infectado en materiales vegetales.

Medidas adoptadas por la DGSA

En función de la detección y avance de la enfermedad en la región, se ha diseñado una estrategia Nacional de prevención basada en: Programa Nacional de
Vigilancia para HLB, Programa de Vigilancia para Diaphorina citri, Medidas fitosanitarias, Comité Técnico asesor, Investigación y desarrollo, Capacitación, Divulgación y Plan de Contingencia, así como el Programa de producción y certificación de materiales de propagación de cítricos.

Posteriormente, el Director de los Servicios Ganaderos, expresó que la Peste Porcina Africana (PPA) es una enfermedad viral altamente contagiosa de los cerdos. El virus, por lo general, sólo se encuentra en África, pero han tenido lugar brotes en Europa, América del Sur y el Caribe. La enfermedad tiene graves consecuencias en la salud del animal y en la economía, incluyendo restricciones de exportación. La limitación de movimientos, despoblación y medidas de control estricto serían las necesarias para erradicar la enfermedad.

La peste porcina africana con frecuencia ingresa a la piara mediante su alimento con sobras de comida sin cocción o faltas de cocción (basura) que contenga
productos derivados de cerdo contaminados (por vía oral). Una vez infectado, el virus se propaga fácilmente entre los cerdos por contacto directo o indirectamente por contacto con objetos contaminados (fomites), tales como vehículos, equipos, calzado o ropa.

Algunas especies de garrapatas (vectores) pueden transmitir el virus. Otros insectos o moscas chupadoras de sangre también pueden transmitir el virus
entre los cerdos. La trasmisión por aerosol es limitada.

Los humanos no son susceptibles al virus de la peste porcina africana. No existe vacuna, por lo que la medida para combatirla es el sacrificio sanitario. El virus
es altamente resistente en el ambiente y en los productos de origen porcino contaminados. Los comportamientos imprudentes pueden diseminar la enfermedad. Medidas adoptadas por la DGSG

Como forma de extremar los cuidados, se realiza la vigilancia en los establecimientos considerados de riesgo cercanos a los puertos y aeropuertos, cercanos
a sitios de disposición final de residuos y a los establecimientos con escasa bioseguridad.

Por tal motivo, se extremaron las medidas de vigilancia y control en los sitios de disposición final de residuos para evitar el ingreso de animales.

Las autoridades exhortaron a los productores a reforzar medidas de bioseguridad en los establecimientos y aplicar los cuidados necesarios como no alimentar a los animales con residuos, evitar que los animales escapen e ingresen a basurales. Asimismo, evitar visitas al establecimiento de gente que viene de países con PPA y reforzar las medidas para evitar el contacto con jabalíes, así como no trasportar cerdos ni productos de origen porcino.



Fuente