Ricardo Darín y
Andrea Pietra vuelven a ser matrimonio artístico. Retoman en España la obra
«Escenas de la vida conyugal», una divertida historia de «mini
tragedias cotidianas» que los reúne con el público tras dos años de
paréntesis pandémico y con un mundo en vilo por la guerra: «Mi temor más
grande es que nos estamos acostumbrando a la barbarie. Como especie no
terminamos de aprender», cuenta a Efe el actor argentino.

Como si fuera la
primera vez sobre un escenario, la ilusión por volver a encarnar a los
protagonistas de la adaptación teatral de la miniserie y película
«Secretos de un matrimonio» (1973), de Ingmar Bergman, se palpa en
ambos intérpretes, que en marzo de 2020, por la irrupción del coronavirus,
debieron posponer una gira española que, por fin, iniciarán este 30 de marzo en
las islas Canarias.

«Creo que el
mundo cambió, el mundo se movió y las relaciones son distintas. La gran
incógnita es, por lo menos para nosotros, qué va a ocurrir en las salas a las
que vamos a ir, cuál es la relación con la audiencia ahora, porque estamos
acostumbrados a tener una relación muy directa con la audiencia por el tipo de
espectáculo que es», señala Darín, embajador por excelencia del cine
argentino en el mundo, durante una entrevista en Buenos Aires, donde nació en
1957.

Pietra, que
atesora una larga carrera actoral en cine y televisión, da fe del amor que su
compañero despierta en España, según descubrió cuando fueron otras veces a
presentar la obra: «la gente lo ama y por eso también por rebote me van
conociendo a mí. (…) Ricardo es un actor espectacular, porque aparte es
absolutamente verdadero, cada palabra que dice es verdad. Es hermoso actuar con
alguien así porque una es mejor actriz».

«NO
CALLARSE»

El reinicio de la
gira coincide con el impacto global de la invasión rusa a Ucrania, conflicto
bélico que el actor de filmes como la oscarizada «El secreto de sus
ojos» y «Relatos salvajes» ve «absolutamente inadmisible y
anacrónico», por usarse la fuerza para dirimir asuntos que deberían
arreglarse mediante la diplomacia.

«¿Cómo es
que no salimos todos a la calle a decir que se detenga el mundo? Esto no lo
podemos permitir», asevera, tras preguntarse también quién gana con este
«despropósito» de tantas vidas perdidas.

Consultado por la
labor que el mundo cultural puede tener en este momento, el actor considera que
no se le puede pedir a ese campo lo que las sociedades en su conjunto no hacen:
«Es pedir demasiado a la cultura, al arte. Claro que hay cosas para hacer,
por supuesto. No callarse es una de ellas, denunciarlo es otra».

«Mi temor
más grande es que nos estamos acostumbrando a la barbarie. Y entonces decimos:
‘bueno, esperemos que ahora esto no se transforme en una guerra nuclear’…
claro, ‘para que no me llegue a mí’. Que alguien trate de hacer el ejercicio de
lo que significa estar en este momento en Kiev. No aprendemos, como especie no
terminamos de aprender. Cuesta encontrar otras especies que se ataquen a sí
mismas como lo hacemos nosotros», reprocha.

CASI UNA DÉCADA
DE ÉXITO

Estrenada en 2013
en el teatro Maipo de Buenos Aires con producción de Lino Patalano,
«Escenas de la vida conyugal», versión dirigida por Norma Leandro, ha
pasado ya por España y Latinoamérica con Darín como protagonista masculino y
desde 2017 junto a Pietra, con quien ya había trabajado en cine y televisión.

En un contexto
atemporal, la historia relata, entre la diversión y el drama, el matrimonio de
Juan y Mariana, pero también su divorcio, con situaciones con las que el
público puede llegar a identificarse «más allá de cómo cambien las
relaciones a lo largo de los años», ya sean abiertas o cerradas o de otra
índole, resume la actriz, nacida en Buenos Aires en 1968.

«Es como
meterse en la intimidad de un matrimonio y reconocer un montón de cosas que uno
conoce. Creo que eso de ponerlo enfrente del otro es sanador también»,
agrega.

Darín destaca el
planteamiento gracioso de estas «mini tragedias cotidianas» y no
esconde el carácter machista y controvertido de su personaje: «Tiene una
sola cosa a favor, para mi gusto, que es una de las cosas que me empujó a
encararlo, que es que tiene sinceridad bestial, no miente. Eso de alguna manera
un poco lo redime».

La obra critica
la estructura ortodoxa matrimonial pero entre dos personas «que se aman
profundamente», afirma el intérprete, que destaca la credibilidad,
frescura, ternura y femineidad que Pietra da a sus personajes.

La nueva gira por
España comienza en Las Palmas y hasta el 29 de mayo pasará por Lanzarote,
Fuerteventura, Tenerife, Santiago de Compostela, Palma de Mallorca, Granada,
Málaga y Sevilla.

EFE





Source link