Publicado:

La demanda atañe a hechos de violencia ocurridos frente a la Torre Trump en 2015, cuando en plena campaña electoral el republicano acusó de «violadores y asesinos» a los mexicanos que llegaban a EE.UU.

Cuatro manifestantes neoyorkinos de origen mexicano consiguieron que su demanda en contra del expresidente estadounidense Donald Trump (2017-2021) se ventile en un próximo juicio. 

A partir del mes de junio, una jueza de Nueva York podría comenzar la selección de miembros del jurado para un caso que involucra al equipo de seguridad del para entonces candidato republicano en una agresión a manifestantes, hecho ocurrido en 2015 frente a la Torre Trump, según reportó la agencia AP. 

El pasado 18 de octubre, el exmandatario se sometió a un interrogatorio privado realizado en esa misma edificación, ubicada en Nueva York, donde se le preguntó sobre las declaraciones que diera en aquel entonces, en las que parecía alentar a su equipo de seguridad a maltratar a los manifestantes. 

Tras el interrogatorio, el expresidente calificó de infundadas las acusaciones de los manifestantes, quienes acusaron al equipo de seguridad de Trump de protagonizar agresiones durante una protesta registrada el 3 de septiembre de 2015. 

Trump declara en un juicio que temía que manifestantes lo atacaran con "tomates, piñas o bananas" porque podían matarlo

Al menos uno de los manifestantes, Efraín Galicia, recibió una bofetada por parte del entonces encargado de seguridad de Trump, Keith Schiller, como lo muestran imágenes captadas por las cámaras de televisión. 

Se espera que el video de la testificación de Trump sea transmitido durante el juicio, para que lo vea el jurado. Además del exmandatario, la demanda inculpa a Schriller, a dos guardias de seguridad, a la Organización Trump y al comité que dirigió su campaña electoral. 

Habla el abogado de los demandantes

Antes de declararse la admisión del juicio, el abogado de los demandantes, Ben Dictor, expresó alegatos en favor de sus clientes.

«Son individuos de origen mexicano que protestaban tras las declaraciones en las que Trump calificaba a los mexicanos de violadores y asesinos. Ellos están en este país bajo la creencia de que uno tiene el derecho de protestar en la calle, de participar libremente en protestas por temas políticos, y de que uno puede hacerlo sin tener que sufrir violencia o intimidación a manos de gente que está en desacuerdo contigo», apuntó Dictor, según la citada agencia. 



Source link