«Las probabilidades de desarrollar una enfermedad grave disminuyen mucho por tener el plan completo de vacunación», destacó el experto uruguayo.
«Tenemos que esperar un aumento de casos (de COVID-19), y seguramente un pico de infecciones entre enero y febrero. Eso va a pasar y va a ser un número que nos va a llamar la atención», afirmó el virólogo uruguayo Gonzalo Moratorio, al frente del Laboratorio de Evolución Experimental de Virus del Instituto Pasteur de Montevideo, ante la posible entrada de la variante Ómicron a Uruguay. En la misma línea, el excoordinador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), Rafael Radi, declaró en entrevista con El País que esta variante «va a llegar probablemente en enero y se expanda en febrero».

En diálogo con Informativo Sarandí, Moratorio reiteró este lunes que lo «más lógico» es que Ómicron ya esté en Uruguay ante la «suba de casos». El ministro de Salud, Daniel Salinas, informó en las últimas horas que se realiza la secuencia-ción genómica de casos por ser posibles casos de la nueva va-riante identificada hace un mes en Sudáfrica.

«Ómicron está mostrando que puede contagiar absolutamente a cualquier tipo de individuo, sea con las vacunas u otra variante anterior, lo que no quiere decir cuando tenemos las vacunas es que las probabilidades de desarrollar una enfermedad grave disminuyan mucho por tener el plan completo de vacunación», aclaró el virólogo esta mañana.

Moratorio puntualizó que el porcentaje de test positivos, que ayer se ubicó en 8%, «no permite el rastreo», y advirtió: «Lo que tiene Ómicron es que el pasaje de la introducción al territorio nacional para intentar contenerla es casi de 0 a 100», subrayó el experto, quien añadió que esta variante es «mucho más transmisible» que Delta.

Nombró también estudios «muy recientes» que señalan que esta variante «no tiene la capacidad» de infectar «tan fuertemente» el tracto inferior respiratorio, lo que «puede ser una de las explicaciones» que indicarían que el desenlace de la enfermedad «sería más leve que otras variantes».

Asimismo, Moratorio enfati-zó que esto «no quiere decir que sus consecuencias no puedan ser bastante malas, dado que se infecta un gran número de personas». Subrayó que «por más que sea muy leve, un pequeño número hospitalizado dentro de un gran número, es un gran número».

Consultado sobre el uso de tapabocas en este contexto, el experto destacó que «es útil en interiores, no al aire libre si hay distancia interpersonal», de acuerdo a los estudios.
El País



Fuente