El Ministerio de Salud Pública (MSP) lanzará en los próximos días una campaña que apunta contra la desinformación y las mentiras más frecuentes sobre las vacunas que inmunizan del covid-19. Así lo informaron a El Observador fuentes del MSP, quienes agregaron que los mensajes estarán enfocados en las redes sociales y tendrán como target al público que sigue a negacionistas del virus y de las vacunas.

Con aproximadamente el 60% de personas vacunadas o anotadas para vacunarse, el gobierno enfoca las baterías en subir ese porcentaje, de
manera de acercarse al 70%, una cifra que puede ayudar a alcanzar la inmunidad de rebaño.

Mientras por un lado anunció una campaña de vacunación en el interior profundo, para llegar a aquellos que no lo han hecho porque los vacunatorios les quedan lejos, ahora también prepara esta campaña en redes sociales para llegarle a personas no convencidas sobre las ventajas de la vacunación.

La campaña tendrá dos ejes: dar argumentos en contra del concepto de “falsos positivos” de covid-19, y también en contra de que las vacunas de
covid-19 esconden peligros para la salud.

La idea, relataron las fuentes, es hablar en un lenguaje llano y entendible, no científico, para captar la atención de la generalidad de la sociedad, ya que identificaron que ese lenguaje es el que usan los negacionistas de manera efectiva. Por ejemplo, se hará hincapié en la bajísima probabilidad de efectos
adversos graves de las vacunas, comparándolos con otras actividades de la vida diaria que tienen riesgos mucho más altos.

El gobierno también estudia utilizar como voceras a personas fuera del ámbito de la salud y conocidas por toda la sociedad.

Otro de los objetivos de la campaña es que sirva también para que personas convencidas sobre la utilidad de las vacunas puedan rebatir, de manera simple, argumentos negacionistas en una discusión con alguien renuente a inocularse.

El MSP identificó que esos públicos se mueven en comunidades concretas, como grupos de Facebook, y hacia allí quieren apuntar sus mensajes.

Entienden que no es un público grande, pero en la medida que no se lo rebate tienen potencial de ganar terreno.

En ese sentido se han hecho diferentes monitoreos en Twitter, Facebook e Instagram que han arrojado diferentes cifras sobre el universo de personas susceptibles a creer en los argumentos negacionistas. En Uruguay, dos de los antivacunas más visibles son el abogado y excandidato
presidencial Gustavo Salle, y el médico Javier Sciutto. Ambos encabezaron marchas negacionistas en varias ciudades del país.

Con aproximadamente el 60% de personas vacunadas o anotadas para vacunarse, el gobierno enfoca las baterías en subir ese porcentaje, de
manera de acercarse al 70%, una cifra que puede ayudar a alcanzar la inmunidad de rebaño. Por  un lado anunció una campaña de vacunación en el
interior profundo, de manera de llegar a aquellos que no lo han hecho porque los vacunatorios les quedan lejos. Y ahora también prepara esta
campaña para llegarle a personas no convencidas sobre las ventajas de la vacunación.



Fuente