Federico Martín Bahamontes. (Europa Press)
Federico Martín Bahamontes. (Europa Press)

Federico Martín Bahamontes, leyenda del ciclismo español, ha muerto este martes a los 95 años. Apodado ‘El Águila de Toledo’, fue el primero de nuestros deportistas en ganar un Tour de Francia, en 1959. En 1963 y 1964 hizo podio, quedando segundo y tercero, respectivamente. En seis ocasiones lideró además la clasificación de la montaña, su gran especialidad además de las escapadas, considerado muy combativo. Se retiró con 74 victorias como profesional.

Bahamontes sí fue profeta en su tierra, querido, y en 2018 Toledo rindió homenaje a su más aclamado ciclista, rodeándole de continuadores como Miguel Indurain, Pedro Delgado, Carlos Sastre y Óscar Pereiro, también sabedores de lo que es llegar a París con el maillot amarillo. Ese día se descubrió en la ciudad una escultura de Javier Molina Gil que representa al héroe en su habitual posición de esfuerzo subiendo uno de los puertos míticos. Tirando de buen humor, el protagonista criticó la tardanza de los fastos en su honor (ya tenía 90 años): “Lo que hemos tardado para estar aquí. Más que cuando me hizo novio con Fermina”.

Hoy, Toledo llora la muerte de su célebre paisano. El alcalde, Carlos Velázquez, ha decretado dos días de luto “como muestra de dolor y reconocimiento de todos los toledanos”. En un tuit en el que a primera hora de la mañana ha confirmado el fallecimiento, el regidor le ha recordado como “un referente del deporte que ha llevado el nombre de la ciudad a lo más alto”.

Escultura de Federico Martín Bahamontes en Toledo. (Europa Press)
Escultura de Federico Martín Bahamontes en Toledo. (Europa Press)

(Noticia en ampliación)





Fuente