La nueva dirección del Frente Amplio (FA), que reemplaza a Javier Miranda, genera diferentes opiniones al interior de la fuerza política. Pero lo que más se ha estado discutiendo en los últimos días es si existe o no la igualdad de género dentro de la izquierda.

Tres lideresas claves han salido a decir que no existe la paridad y que el FA tiene que cuestionar sus acciones, porque las mujeres no son “un adorno”, “una fórmula” o solo están para el trabajo de “hormiga”.

“Lo que es inadmisible es que hayamos tenido un grupo de acompañamiento, que está previsto que continúe, y una propuesta de coordinación transitoria, sin que exista en esos espacios una representación adecuada de compañeras. El FA le ha ofrecido a la ciudadanía en las instancias electivas propuestas paritarias y no hace lo mismo a la interna. Creo que se debe ser coherente y lo que uno aspira y lucha por conquistar en el conjunto de la sociedad lo debe prefigurar de antemano en la propia estructura que compartimos”, dijo a Caras y Caretas la exsenadora y expresidenta del FA Mónica Xavier.

“Lo que nos parece es que seguimos ignorando principios que han sido proclamados por el FA que tienen que ver con la paridad. En ese sentido, las mujeres de todos los sectores manifestamos un profundo malestar porque nos parece que las señales de renovación y de ese proceso que nosotras sentimos como una causa realmente importante no queda de manifiesto en esta etapa de transición”, dijo a Caras y Caretas la excandidata a la vicepresidencia Graciela Villar.

En la misma sintonía, el sector frenteamplista Participar, Articular, Redoblar. (PAR), liderado por la diputada Cristina Lustemberg, emitió un comunicado en el que consideró que la dirigencia de su partido «sigue sin asumir la paridad como aspecto irrenunciable».

Los integrantes del sector afirmaron que «las señales políticas desde la conducción, en su mayoría varones, no son alentadoras» y aseguraron que «transversalizar la dimensión de género en los ámbitos de decisión, implica priorizar y dar lugar a las mujeres y no ‘aceptar’ una silla o un lugar con aparente participación».

Esta situación sucede luego de que durante el fin de semana, el Plenario del Frente Amplio eligió a Ricardo Ehrlich para la presidencia de la fuerza política. El FA llamó a un cuarto intermedio hasta el 7 de agosto; el objetivo es que el nuevo grupo de conducción tenga una coordinación paritaria.

El tema de las elecciones internas, el reglamento del Congreso y el ingreso de nuevos grupos, quedó para cuando se levante el cuarto intermedio el próximo 7 de agosto.

En esa oportunidad se realizará también el debate por organización de las elecciones internas y el reglamento del Congreso.

La Liga Federal propuso a la doctora Cibela Da Fontoura, oriunda de Rivera para formar parte de la coordinación “por ser mujer del interior profundo”.

Por su parte, la Unidad temática de los derechos de las Ciudadanas (UTEC), propuso a Da Fontoura y Alicia Esquivel, integrantes de la organización.

 

“Esto no es la elección de una secretaria”

Un aspecto que generó cierto malestar en las mujeres del FA es que Ehrlich podría ser el que elija a su compañera de conducción. Villar consideró que “esto no es una elección de una secretaria, es la elección de una compañera política que va a acompañar el proceso de coordinación hasta el Congreso. No está bueno que se tomen decisiones sobre quién va a ser la compañera”, agregó.

Afirmó que el FA tiene que incorporar como algo natural que en la renovación surjan lideresas y aceptar que el tema de género “no es secundario”.

“Es un tema transversal al desarrollo de una democracia igualitaria, participativa, distributiva en forma justa. En eso estamos las mujeres. El FA tiene que aprender que el 52 por ciento de la población de Uruguay son mujeres. También tiene que aprender que esta pandemia ha castigado a toda la población, pero con especial énfasis a las mujeres jefas de familia. El FA tiene que aprender que las mujeres no solo estamos para juntar las firmas, también estamos para asumir la tribuna, para dar discursos, para entender la realidad y para poder agarrarnos de las manos hombres y mujeres para transformar la sociedad en algo más igualitario”, reflexionó.

Consideró que las mujeres no son “un adorno de torta o una fórmula”, “somos una parte activa del pensamiento crítico de las fuerzas sociales de este país”.

“Rodrigo Arocena plantea que la revolución del S XXI va a ser feminista y ambientalista. Tomémoslo, pero ya estamos a 21 años del siglo XXI y es hora que pongamos las barbas en remojo de que la paridad no es una dádiva sino que es una acción política proactiva para mejorar la sociedad que queremos vivir”, reflexionó.

Por su parte, Xavier afirmó que se suma a la preocupación de que exista una oferta paritaria en las instancias preelectorales internas y externas. “Pero no dejo de preocuparme por el día a día, en donde se conforman espacios que no guardan esa paridad. Entonces, lógicamente cuando llegan momentos de decisión, se mira para los costados y son solo varones. Para una fuerza que está definida como anti patriarcal, no puede ocurrir que tengamos propuestas que no reflejan esa paridad”, agregó.

Kechichian: “FA tiene el desafío de ver cómo incorpora a jóvenes y mujeres”

La senadora y exministra de Turismo, Liliam Kechichian, dijo a Caras y Caretas que esta nueva dirección tiene varios desafíos, entre ellos ver cómo incorpora a los jóvenes, a las mujeres y al interior.

“Creo que tiene un desafío enorme de ver cómo combina lo mejor de su historia, cómo incorpora jóvenes en la dirección y mujeres haciendo una mixtura entre lo que tiene de capital humano, esos militantes de toda la vida, y lo nuevo que está viniendo, que me parece muy importante. Sin lugar a dudas creo que también es necesario que el interior se exprese, que los compañeros militantes de los departamentos del interior pudieran tener una participación”, reflexionó.

Consideró que todos los políticos deben realizar una permanente autocrítica. “El haber perdido el gobierno nos genera la obligación de mirarnos a nosotros mismos; creo que perdimos cierto contacto con una parte de la sociedad. Hay muchos desafíos en cómo conectamos con una parte de la sociedad, especialmente en el interior, academia, cultura. También tenemos un desafío con las nuevas tecnologías. La propia pandemia nos puso el desafío de cómo hacer participar más a la gente. Para nosotros siempre ha sido muy importante, creo que hay muchísimos desafíos y también una enorme responsabilidad, porque somos la principal fuerza política de nuestro país y tenemos en nuestra gente, las 800.000 firmas lo demuestran, un enorme tesoro. Tenemos muchas reservas para enfrentar el momento con audacia”, agregó.

Xavier: «Hubiera sido partidaria de que Miranda se mantuviera en el cargo hasta la elección»

La senadora Mónica Xavier afirmó, en diálogo con esta revista, que, aunque Ehrlich tiene “todo el respaldo” por su trayectoria, ella hubiera preferido que Miranda se mantenga en el cargo hasta la elección.

Yo hubiera sido partidaria, y así lo tradujo mi partido en los ámbitos correspondientes, de que Javier Miranda se mantuviera hasta la elección del próximo presidente o presidenta. No hubo consenso para que ello ocurriera. Entonces estamos nuevamente en un interinato. No hay necesidad de que el FA tenga esos períodos. No tiene nada que ver con el valor de las personas, que está fuera de discusión, sino con la modalidad que se impone que nada tiene que ver con los estatutos”, indicó.

Explicó que la figura que hay en los estatutos es la de presidente o presidenta del FA. “Estas otras modalidades que se han implementado a mi juicio son atajos que no le hacen bien al funcionamiento del FA. Esperemos que la elección, en principio prevista para diciembre, ojalá se rectifique de esa manera, se pueda dar. Me parece que tiene que ser el pueblo frenteamplista que decida el perfil, la figura que mejor represente la línea definida en el congreso”, agregó.

El FA tiene una “férrea y numerosa” militancia, pero eso no sustituye otras opiniones de frenteamplistas que limitan otros frentes, que pueden ser sociales o sindicales, consideró.

“Hay otros compañeros que son partidarios de recorrer el camino originalmente establecido en el estatuto, que es la elección en el propio congreso y yo creo que no es bueno sobre todo en momentos en que hay más voluntad de protagonizar procesos y en los que no solo las instancias orgánicas tradicionales juegan, sino que se le debe sumar, no sustituir, otros ámbitos de expresión”, indicó.

Villar: «Las mujeres somos protagonistas y no solo estamos para el trabajo de hormiga»

Villar consideró, en diálogo con Caras y Caretas, que “mujeres somos protagonistas y no solo estamos para el trabajo de hormiga”.

“El FA tiene que tomar en consideración que las mujeres somos protagonistas también de la primera línea y que no solo estamos para el trabajo de hormiga y silencioso, sino que tenemos opiniones sobre qué Frente Amplio queremos. Queremos un FA que sea paritario”, agregó.

Afirmó que en el grupo de acompañamiento del Senado cuesta poner a senadoras. “No han sido consideradas ni siquiera de forma rotativa, más allá de los acuerdos políticos y de la importancia del grupo de acompañamiento, eso se refleja una vez más que las mujeres están siendo consideradas en segundo lugar. Eso no está bien, porque las mujeres estamos en la primera línea de trabajo frenteamplista y en la militancia. Quedó de manifiesta en la recolección de firmas para habilitar el referéndum contra la LUC, donde las mujeres fueron las protagonistas, desde los movimientos sociales y desde los sectores del FA, militando puerta a puerta y calle a calle. Lo vimos también en las elecciones de 2019, las mujeres eran un caudal inextinguible de militancia. Entonces, si decimos que somos una organización política que se define como anti patriarcal, no podemos seguir reproduciendo un factor cultural que nosotros sabemos que atraviesa a toda la sociedad”, reflexionó.

 



Fuente