Mujica envía carta a presidenta de Bolivia para que frene la represión

Este viernes a los 76 años, falleció el represor preso por violaciones a los derechos humanos Gilberto Vázquez. Este año, en abril, había dado positivo de coronavirus en el Hospital Militar, cuando fue trasladado al centro asistencial por problemas de salud.

Junto a los también represores Jorge Silveira y José Arab, Vázquez había sido procesado con prisión por la comisión de dos delitos de privación de libertad, en concurrencia con dos delitos de supresión de estado civil y dos delitos de abandono de niños, por el caso de secuestro de los hermanos Julien, quienes en 1976 habían sido trasladados a Chile, luego de que secuestraran a sus padres Mario Julien y Victoria Grisonas, en Buenos Aires. José Nino Gavazzo y Luis Maurente murieron antes de que la Justicia se expidiera.

Vázquez integró el Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas durante la dictadura. Fue condenado a 25 años de prisión por delitos cometidos en el marco del Plan Cóndor –28 casos de homicidios especialmente agravados– y a 30 años por participar en el secuestro y la desaparición de María Claudia García, madre de Macarena Gelman.

Al enterarse del fallecimiento de Vázquez, el expresidente José Mujica se refirió brevemente a la muerte del militar retirado.

“Yo no le deseo la muerte a nadie. Lo lamento mucho. Lo lamento por su familia, por su descendencia, pero mucho más lo lamento por algunos secretos que se debe haber llevado”, expresó Mujica a Radio Universal, en referencia al destino de los detenidos desaparecidos.



Fuente