Por Juan Ramón Rodríguez Puppo.-

Me llegó por whatsapp la inquietud de parte de la ciudadanía frentista por la navidad del Presidente. Eso me inspiro a escribirles.
Están enojados. La actitud es la de siempre. Nada de lo que haga Lacalle les caerá bien. Pertenecen a la ideología más resentida de la historia de la humanidad. Son comunistas o pro tupas o algo que es aún peor: cretinos útiles del comunismo. Odian a la derecha y a todo ser humano que representa -según ellos- a esa derecha.
Por tanto si Lacalle va al Congo en navidad seguro que está persiguiendo algún objetivo perverso.
Jamás les puede pasar por la cabeza que ese tipo que te gobierna puede llegar hasta gozar como ser humano el compartir unas cuantas horas con sectores postergados u olvidados de esta sociedad y con niños congoleños que jamás nunca verán de nuevo de cerca a un Presidente que se arrima a regalarles un poco de cariño y cercanía. Para la runfla progre que venga alguien de otra ideología a mostrar humanidad (que nunca mostraron sus popes) es una patada al hígado que les pega la historia moderna.
A sus presidentes sólo se les hubiera ocurrido cerrar el quincho de Varela para chupar champaña o vino con empresarios o con una risueña embajadora americana. O tal vez cerrar el río San Juan para que nadie los moleste y pescar a piacere cuando no pedirle a la armada algún navío para salir a pescar en nuestra costa oceánica.
Eso estaba bien otrora y no lo criticaban. Pero darse 6 vacunas para compartir 36 horas en África con nuestras tropas en un día tan especial -como la navidad- es un pecado capital.
Seguro que es el sueño de toda persona dejar a la familia sin su padre en navidad para ir al medio de una África en llamas a comer un pan dulce y jugar unos trucos con la tropa.
Hemos tenido presidentes enormes. En estos 50 años nunca tuvimos uno así. Y no es cuestión de partidos políticos. Yo soy uno que no hubiera dado mucho crédito a Luis Lacalle hace 3 años atrás. Me ganó y no tengo empacho de decir que lo prejuzgue mal.
Hoy veo en redes sociales lo peor de esta sociedad al inocular veneno en redes.
Los entiendo. Me molestan pero los comprendo. Se creyeron que los portavoces del pueblo y sus gobernantes no estuvieron a la altura y fracasaron. El pueblo les dio la espalda en 2019. No superan el duelo de la elección pérdida y les duele Luis la LUC, el menor desempleo, el ranking país en el mundo y hasta el propio Congo les genera hemorroides multicolor.
Pónganse cremita y tomen té de malva y dejen vivir.
Si tu rival en algo te supera tal vez sea hora de reconocerlo y dejarse de joder.

jrrpuppo.

 



Fuente