FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy

La previa del partido entre Atlético Nacional de Medellín y Nacional en la ciudad colombiana de Pereira, donde los tricolores anunciaron que no se presentarían por las manifestaciones en la puerta de su hotel y terminaron jugando por la presión que ejerció la Conmebol, tuvo coletazos en el estadio.

En primera instancia, hubo un tumulto entre funcionarios de las dos instituciones una vez que los albos arribaron al estadio Hernán Ramírez Villegas, aunque no pasó a mayores.

Luego, en el sorteo de capitanes, el árbitro peruano Diego Haro reunió al local Sebastián Gómez y al argentino Gonzalo Bergessio y les quiso dar un mensaje para “dejar de lado lo que haya sucedido” antes de que la moneda fuera al aire. El goleador tricolor lo interrumpió y señaló con el dedo a Gómez, asegurando que hizo “falta más empatía de parte de ellos”.

Si bien el juez quiso callar al cordobés, Bergessio no se quedó callado: “Dejame hablar. ¿Por qué no voy a hablar? Somos todos jugadores de fútbol”.

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy





Source link