En la cueva Tunel Wielki, ubicada en el sur de Polonia, un esqueleto inusual llamó la atención del arqueólogo Waldemar Chmielewski, que estaba inspeccionando la región. El cadáver fue encontrado a fines de la década de 1960, pero estudios recientes han revelado más detalles sobre el caso.

El hallazgo impresionó a los científicos por un detalle extraño: el cuerpo había sido enterrado con un pájaro pinzón en la boca. También resultaba sorprendente que estuviera dentro de una cueva, y lejos de cualquier otro enterramiento.

La datación por radiocarbono realizada por equipos de la Universidad de Varsovia y la Universidad Jagellónica de Polonia reveló que el esqueleto pertenecía a una niña que murió a una edad de entre 10 y 12 años, hace unos tres siglos

Uno de los autores del estudio, Michal Wojenka, , señaló las características inusuales del hallazgo en un artículo publicado en la revista alemana Prehistoric Journal, a fines de mayo de 2021, y del que se hizo eco la revista Live Science.

Los autores del estudio destacaron que los enterramientos en cuevas suelen encontrarse cuando se encuentra la prehistoria europea, pero son casi inexistentes en el período histórico, y más raros son todavía en una época «reciente» como hace 300 años.

En ese sentido, los investigadores también enfatizaron que, desde la Edad Media, los europeos dejaron de realizar entierros en cuevas y optaron por los cementerios.

«En consecuencia, el descubrimiento del entierro postmedieval de una niña inhumada con al menos una cabeza de pájaro en su boca en la cueva de Tunel Wielki, es un hallazgo excepcional», aseguraron.

un misterio de 300 años

Además de la inusual ubicación, también llamó la atención la presencia del pájaro en la boca de la niña. No se encontraron otros elementos en la cueva, lo que dificulta la comprensión de la escena. «En muchas culturas, las almas de los niños también fueron concebidas en forma de pequeños pájaros», dijeron los expertos.

«Sin embargo, en el período en cuestión, las aves nunca fueron depositadas en las tumbas y mucho menos en la boca del difunto. El enigma del entierro de una única niña en la cueva de Tunel Wielki no se puede explicar del todo», agregaron.

La causa de la muerte también es un rompecabezas. Los análisis no señalaron la presencia de traumas, lesiones o enfermedades que ayuden a comprender cómo murió la víctima a tan temprana edad.

Sin embargo, la información recopilada a través de muestras de ADN sugiere que la niña era de un área al norte de Polonia, al otro lado del Báltico y lejos de donde fue enterrada. De hecho, los investigadores creen que nació en Finlandia o incluso en Karelia, actual república de la Federación Rusa.

Partiendo de esa hipótesis, el equipo de científicos trazó un posible vínculo entre su muerte y las guerras libradas en la zona entre 1655 a 1657. En ese momento, el rey Carlos X Gustavo de Suecia lideró la invasión y ocupación de Polonia. Entre la numerosa tropa que seguía al monarca sueco, había hombres de Karelia y Finlandia.

«Los soldados, en su mayoría de bajo rango, solían ir acompañados de esposas, amantes y, a veces, sirvientes», escribieron los autores.

Sería posible entonces que la niña encontrada en la cueva viajara en compañía de un combatiente y, por una razón desconocida, muriera en conflicto. En Karelia, en el marco de antiguas tradiciones en vigencia hasta el siglo XIX, era bastante común que las personas que perdían la vida en los bosques fueran enterradas en el mismo lugar.

«Históricamente, esta costumbre parece tener sus raíces en las concepciones cosmológicas de un bosque como cementerio», explicaron los autores.

Una evidencia importante que apoya la teoría es el hecho de que algunos soldados y sus familias están enterrados en el castillo de Ojców, que se encuentra en las cercanías de la cueva en cuestión. La niña habría sido dejad en la cueva por haber muerto en una situación hostil, entre los árboles».

Sin embargo, aún dando por buena esa hipótesis, queda por explicar el misterio de la colocación de un ave en la boca de la infortunada joven.





Source link