El ex vicepresidente de la República y expresidente de Ancap Raúl Sendic brindó una entrevista a Informativo Sarandí donde cuestionó los resultados de la auditoría encargada por UTE a la firma Price Waterhouse Cooper para que investigue el proyecto fallido en el período de gobierno frenteamplista de la regasificadora en Puntas de Sayago.

«En primer lugar, tengamos en claro que UTE contrata una auditoría y le paga 300.000 dólares, y que el auditor diga que no hay estudios de factibilidad es un disparate», criticó el político. «Price dice que los estudios no los encontraron en Gas Sayago, pero sino están ahí, en Ancap y UTE seguro que sí están. El diputado Abdala reconoce en las actas haber recibido toda la documentación», explico, y agregó que esos estudios también pueden ser localizados «en los archivos de la Comisión Investigadora del Parlamento de 2017».

«Tego dudas de la seriedad de una auditoría que no encuentra los documentos que están», dijo, y procedió a dar otro argumento para justificar su desconfianza en la auditoria, y que tiene que ver con las supuestas clases de piano pagadas por la firma. «Piano no es piano, es PIANC, una entidad internacional que fija normas y monitorea el manejo de buques en las instalaciones portuarias». Dicha entidad existe desde fines del siglo XIX y, dadas las características de Gas Sayago, resultaría totalmente comprensible que tuviera una membresía PIANC.

Por su parte, el director de UTE, Felipe Algorta, dialogó este lunes con el programa Esta Boca es Mía donde se respondió a los dichos de Sendic. En primer lugar, aclaró que el directorio de UTE pidió la auditoría porque necesitaban un «informe imparcial» que unificara todo lo que se estaba hablando ya que había grandes cantidades de documentación.

Sobre si eran clases de piano o una membresía con nombre PIANC, Algorta respondió: «Puntualmente sobre esto que dijo Sendic en todo caso el error no está en la auditoría, sino que, en los estados contables de Gas Sayago, entonces habría que empezar a revisar todo lo que dicen los estado contables. Si es piano o es PIANC, son 110 dólares. Creo que eso que forma parte del capítulo 13 es lo menor, obviamente que es lo más llamativo, pero no es lo más importante».

«Es lógico que la estrategia sea matar al mensajero para no hablar del fondo del asunto que no lo he escuchado. Por algo Ancap iba al principio con un 50% del proyecto y terminó con el 20%. Evidentemente tampoco le cerraban los números a Sendic», agregó el jerarca del ente.

En otro pasaje de la entrevista, el director de UTE sostuvo que por este proyecto pasaron muchas autoridades y que justamente por eso «ninguna autoridad se hizo cargo de esto».  

«Creo que este uno de los proyectos más graves en los que ha tenido la participación el Estado y creo que no sale ninguna autoridad a hacerse cargo de esto. Esto pasa porque pasaron por muchas manos y en su momento nadie le quería poner el cascabel al gato, pero se continuaba. Eso es lo grave de todo esto. El perjuicio fue desde el inicio y después en etapas sucesivas se siguió generando el perjuicio al Estado a través de continuar con esta obra», afirmó.

Finalmente, Algorta dijo que el proyecto es «delirante» desde que inició y que como empleado público tiene la «obligación» de llevarlo ante la Justicia. «Es por eso que al haber el Estado comprometido tantos recursos de forma arbitraria, como sí lo demuestra la auditoría, es que nosotros tenemos la obligación de llevar estas actuaciones a la Fiscalía y no nos hemos quedado allí porque no es la idea llevar un mamotreto de 600 páginas para que el fiscal vea a ver qué pueda sacar, sino que ir con un abogado especializado, que fue lo que se nos recomendó de parte de la jurídica de UTE, y por eso contratamos al Dr. Jorge Barrera para que presente las actuaciones como corresponde», sostuvo.

«El nivel de delirio es brutal, sumado a que en el mismo momento (del proyecto de Gas Sayago) las mismas autoridades estaban aprobando un parque eólico de más de mil megas con lo cual vaya si sobrepasaba las necesidades del Uruguay. Pero no es solo que sobrepasaba las necesidades, eso hay que pagarlo. O sea, la conclusión es menos mal que no salió la planta de Gas Sayago, por eso nuestra preocupación», finalizó.





Source link