Finalmente, tras varios meses de negociación, cambios en el proyecto original y una prórroga concedida por el BID para alcanzar un acuerdo, la Junta Departamental de Montevideo no aprobó este jueves el préstamo por 70 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al no alcanzar los 21 votos necesarios para la sanción afirmativa.

El oficialismo en la Junta contaba con los 18 votos de los ediles frenteamplistas más la voluntad de dos ediles del Partido Colorado, que se habían comprometido a votar afirmativamente.

Las esperanzas de la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, estaban puestas en que otro de los cuatro ediles colorados en la Junta levantara la mano durante la votación, ya que en la jornada de este jueves la bancada de ediles del Partido Nacional confirmó que no acompañaría el proyecto y el edil del Partido de la Gente hizo lo propio, al declarar: “nos debemos a la coalición”.

Los ediles colorados que acompañaron el proyecto, Gustavo Facciola y Tulio Tartaglia, provienen del sector Ciudadanos, al que también pertenece el ministro de Ambiente, Adrián Peña.

Este miércoles, Peña envió una carta a todos los ediles colorados en la que les sugirió acompañar el proyecto, cuya aprobación entendía “conveniente”.

Según expresó el ministro en su misiva, la aprobación del “Préstamo BID” podría “tener un impacto favorable sobre las condiciones de vida de amplios sectores de la población montevideana que esperan, desde hace mucho tiempo, la concreción de obras de saneamiento y drenaje pluvial en los territorios que habitan”.

También señaló que el proyecto “por encima de circunstancias departamentales atiende al interés nacional en el cuidado del ambiente”.

El proyecto al que se destinarían los fondos del BID permitiría desarrollar una «nueva estrategia ambiental», según expresó en su momento Carolina Cosse.

Parte de los fondos se usarían en la compra de camiones y recipientes nuevos para la recolección de residuos sólidos. También se destinarían, en menor proporción, fondos para obras de saneamiento en barrios montevideanos, lo cual era una demanda de la oposición en la Junta Departamental.



Fuente