Publicado:

El funcionario llevó la relajación a un nivel superior, pero esa inusual idea le costará el cargo.

Hiroki Tomita se mantuvo sin problemas al frente de la Alcaldía de la ciudad japonesa de Ikeda, en la prefectura de Osaka, desde 2019. Ahora, sin embargo, está envuelto en un escándalo, al descubrirse recientemente que en julio del año pasado hizo instalar un sauna en su oficina, alegando que era necesario para su salud.  El hombre, de 44 años, solía jugar al fútbol americano y sufre una hernia de disco lumbar, una lesión generalmente causada por una tensión excesiva en la columna.

El alcalde se vio obligado a plantear su renuncia después que las comodidades de su oficina salieran a la luz en informes noticiosos, lo que generó críticas por uso indebido de espacios de oficina del gobierno local, informan medios locales.

"Cancelarlos sería natural": un político de Japón abre la opción a que los JJ.OO. de Tokio 2020 no se celebren

Su sauna individual habría sido la gota que colmó el vaso y determinó la caída del funcionario. Según los informes, Tomita equipó su oficina con pesas, un microondas y un secador de pelo para uso personal, y entre septiembre y octubre lo encontraron durmiendo en su despacho durante 17 noches.

También ha sido acusado de acosar a varios empleados, incluso de gritarles y obligarlos a lavar las toallas sucias. Criticado además por sumar sus propios gastos en electricidad a la factura de energía de su oficina, se ha comprometido a calcular ahora la diferencia y pagarla de su bolsillo.

El lunes, Tomita aseveró en una conferencia de prensa que hará efectiva su renuncia para «asumir la responsabilidad», pero solo después que el programa de vacunación contra el covid-19 para personas mayores se haya completado en gran medida, sin proporcionar una fecha exacta.

La asamblea de la ciudad estaba preparada para adoptar una moción de censura en su contra este martes, si no cumplía con una solicitud de renuncia formulada por el equipo que investigó el caso. «Si se aprueba la moción, conducirá a una elección, poniendo en riesgo a los ciudadanos y los ancianos«, apuntó el dispendioso alcalde.

El incidente se produce cuando Osaka registra su ola más letal del coronavirus. En las últimas semanas, la prefectura ha reportado repetidamente más de 1.000 nuevos casos diarios, la cifra más alta del país.



Source link