Hay publicaciones de los principales medios de Uruguay, que causan estupor, ya que informan que se está investigando, si la ficha policial que publicamos en El Bocón del Ministro Consejero de la Embajada de Uruguay en Argentina es falsa o verdadera.

Y en el mismo artículo informan que José Reyes (el Ministro acomodado por Lacalle Pou) no tiene antecedentes.

Pero para completar esta ensalada de noticias, dice que su delito extinguió.

También dicen que “fue archivada” la denuncia y que nunca fue procesado, ni condenado.

¿Cómo pueden extinguir un delito si no hubo delito?

La ley dice que el delito se extingue si el delito es menor y el sancionado es primario al cumplirse un año de la condena.

Es decir, que Reyes debió ser procesado y condenado para poder extinguir su delito.

También intentan hacer el mandado periodístico diciendo que lo que traía de Brasil era una poca cantidad de cuchillos Tramontina, restándole importancia y hablando de “unos pocos”.

Es decir que Reyes es un ex contrabandista de poca monta, si nos llevamos por estos medios uruguayos, entonces lo tenemos que bajar de categoría y no llamarlo ex contrabandista, le deberíamos decir ex bagayero.

Hace ya un mes, que el Ministro Heber sancionó a un oficial en actividad por creer que es el autor de haber “sacado del sistema” la ficha que nosotros publicamos y luego otros medios también lo hicieron, sin citar la fuente de El Bocón.. Lo sacaron del cargo que tenía y lo enviaron sumariado a su casa.

Por un lado Heber sanciona a un oficial (que no tiene nada que ver con esto) separándolo de su cargo con sumario por este tema, pero después dice que la ficha no es auténtica y que es un “buena copia”.

La ficha policial es auténtica, no quiero pensar que hay orden del presidente Lacalle Pou de salvar a su amigo intentando una burda maniobra de hacer pasar como trucha esa ficha policial.

¿Será tanta la corrupción política?

El verdadero responsable de esta situación, no es Reyes, ni tampoco el embajador Enciso, ellos solo siguieron las órdenes del “Jefe Luisito”, que sin importarle absolutamente nada, haciendo valer su poder, le envió a Enciso la orden de nombrar en ese importante cargo a su amigo personal.

Luisito sabía perfectamente que Reyes había tenido ese “problemita” con la Justicia en la aduana de Río Branco, pero igualmente él personalmente firmó la resolución con el nombramiento.

Seguramente pensó que esto no saldría a luz, que nadie iba a recordar un procesamiento y una condena de algo que ocurrió hace 18 años.

Ni siquiera notó la contradicción de darle inmunidad diplomática y cargo de comercio exterior a alguien que justamente se dedicó al comercio ilícito.

Un bagayero de poca monta, un empresario con deudas impagas a bancos…nombrarlo como consejero en comercio a la embajada de Uruguay parece un chiste.

Pero…como la plata de los 18 mil dólares por mes, más gastos de representación, viáticos, pasajes, etc, que significa Reyes, no lo paga Luisito y sí lo paga Juan Pueblo, no le importan nada y prefiere ayudar a su amigo que estaba en una situación financiera complicada.

Igual…es la plata nuestra, de todos los uruguayos.

 



Fuente