Publicado:

De acuerdo al titular del organismo, «la línea que separa el trabajo y el hogar se ha difuminado» debido a la pandemia, obligando «a los trabajadores a ampliar su horario laboral».

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han advertido que las largas jornadas laborales a las que están hoy expuestos millones de trabajadores alrededor del mundo aumentan el riesgo de sufrir afecciones cardiacas y cerebrovasculares, que en algunos casos resultan en muertes prematuras.

De acuerdo a los resultados de un estudio conducido por ambos organismos, y publicados este lunes en Environment International, aquellos que laboran semanalmente 55 horas o más tienen un 35 % más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular y un 17 % de mayor riesgo de fallecer por causa de una cardiopatía isquémica, en comparación con quienes tienen una jornada laboral de 35 a 40 horas a la semana.

Este hecho, apuntó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, requiere atención, ya que debido a la pandemia de covid-19, «el teletrabajo se ha normalizado en muchos sectores y la línea que separa el trabajo y el hogar se ha difuminado», lo que, aunado a otros factores, ha obligado a «los trabajadores a ampliar su horario laboral».

Frente este panorama, la OMS planteó una serie de medidas y recomendaciones que buscan proteger la salud de los trabajadores ante el aumento del número de horas laborales de forma remota, entre las que destacan la introducción de leyes, reglamentos y políticas que prohíban las horas extraordinarias obligatorias y que limiten los horarios laborales.

Estilo al ras de calle: las barberías informales que surgen en Caracas con la pandemia y revelan una realidad de alto contraste (FOTOS)

Según estiman la OMS y la OIT, el número de decesos causados por cardiopatías relacionadas con las largas horas de trabajo aumentó en 42 % entre 2000 y 2016, mientras que el total de muertes por accidentes cerebrovasculares se elevó en 19 %  durante el mismo periodo, siendo los trabajadores de las regiones del Pacífico Occidental y del Sudeste Asiático los más afectados.

La mayoría de las defunciones registradas, detalla la OMS, correspondieron a «personas de entre 60 y 79 años, que habían trabajado 55 horas o más a la semana entre sus 45 y 74 años». De todos esos casos, el 72 % fueron documentados en varones.

«Es hora de que todos, gobiernos, empleadores y trabajadores, adquiramos plena conciencia de que las jornadas laborales prolongadas pueden causar muertes prematuras» señaló María Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!





Source link