El operador aeroportuario español Aena siguió en números rojos en el primer trimestre, pero redujo sus pérdidas gracias a la fuerte recuperación del tráfico aéreo, aún por debajo de su nivel anterior a la pandemia.

El grupo semipúblico español, primer operador aeroportuario del mundo por número de pasajeros, registró unas pérdidas netas de 96,4 millones de euros (102 de dólares) en los tres primeros meses del año.

Esta cifra «supone una mejora del 60% respecto al mismo periodo de 2021 (-241,2 millones de euros)», subrayó Aena en un comunicado.

Estos resultados son, sin embargo, inferiores a las previsiones de los analistas consultados por el suministrador de información financiera Factset, que esperaban de media unas pérdidas de 78 millones de euros.

Aena, que gestiona 46 aeropuertos en España, se ha beneficiado desde enero de un fuerte repunte del tráfico aéreo en el país: 37,9 millones de pasajeros han pasado por sus terminales, un aumento del 360% en un año.

Esta cifra, alejada aún de los niveles previos a la pandemia (71,8% de los niveles de 2019), «es consecuencia de la mejora de la situación sanitaria y de la progresiva eliminación de las restricciones», recalcó.

Incluyendo los seis aeropuertos de Aena en Brasil y el aeropuerto londinense de Luton, especializado en aerolíneas de bajo coste, Aena gestionó 43,8 millones de pasajeros, el 71,9% de la cifra de 2019.

En este contexto, la facturación del gigante español aumentó considerablemente hasta los 683,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 93,6% en un año.

Este resultado, que aumentó en 46,7 millones de euros con respecto a un año antes, se vio sin embargo afectado por la caída de los alquileres pagados por los comercios de los aeropuertos, así como por la subida de los precios de la energía, según Aena.

La deuda financiera neta del operador español alcanzó los 7.340 millones de euros a finales de marzo, lo que supone una ligera mejora respecto a la cifra de finales de diciembre (7.450 millones).

vab/abx/al/zm





Fuente