Como se preveía, el préstamo de 70 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) no pudo ser aprobado en la Junta Departamental de Montevideo (JDM). El dinero iba a ser invertido por la Intendencia de Montevideo (IM) en un plan de limpieza y saneamiento, pero luego de varios meses de negociaciones, una prórroga e infinidad de reuniones, la comuna se quedó en la orilla, ya que sólo le faltó un voto para aprobarlo.

Por una situación similar pasó el intendente de Canelones, Yamandú Orsi, pero en este caso se aporbó luego de que un edil nacionalista acompañara la propuesta.

Minutos después de que la oposición montevideana no haya puesto los votos para aprobar el préstam el intendente Yamandú Orsi se expresó a través de su cuenta de Twitter.

«Pierde la gente, los más necesitados otra vez. No pierde la compañera Carolina Cosse pierde el Montevideo olvidado». ¿Será que habrá que hacerse cargo?», publicó el jefe comunal de Canelones en referencia a una frase que dijo la presidenta de la Departamental del PN, Laura Raffo.

La última propuesta de la intendenta Cosse incluyó el compromiso de destinar hasta US$ 18 millones del presupuesto de la intendencia para el saneamiento de algunos barrios de la capital, como habían solicitado los blancos.

El Frente Amplio (FA) tiene 18 ediles, y como el préstamo involucra a más de un período departamental, porque es por 25 años, requería mayoría especial: al menos 21 ediles que levantaran su mano.

El FA se quedó a un voto porque sólo recibió el apoyo de dos ediles de la oposición, ambos de Ciudadanos, sector del Partido Colorado. El coordinador general de la agrupación, Adrián Peña, ministro de Ambiente, les había pedido a los cuatro ediles de su partido que a la hora de votar tuvieran en cuenta que el préstamo de BID era para un proyecto que contribuiría “decididamente” a “viabilizar” el Plan Nacional de Gestión de Residuos, cuya concreción es un “objetivo central” de su cartera. De todos modos, el edil de Batllistas y el de Tercera Vía votaron negativamente.

El Partido Nacional (PN) también decidió no votar el préstamo. Por lo tanto, quien podía definir la votación era el edil Víctor Prado, cuya filiación política exacta es una nebulosa, si bien fue elegido por el sublema Unión Vecinal, ingresó por el Partido de la Gente.

Prado subrayó que debe “ayudar a la coalición de gobierno” porque está convencido de que es “la herramienta para seguir cambiando este país”. En cuanto a los argumentos para votar en contra del préstamo, consignó que es “para no seguir embargando a la gente” y, como lo expresó en sala, “por la falta de confianza” que le tiene a la gestión de la intendenta Cosse. “Yo inicié un trámite de ayuda de saneamiento hace 27 años, que le están mintiendo a la gente que lo van a hacer. Realmente, no le tengo confianza a lo que pueda hacer Cosse con la plata del contribuyente. Recaudan lo suficiente como para hacer obra propia”, finalizó.



Fuente