El presidente brasileño Jair Bolsonaro sigue tensando la cuerda y desafiando al país con sus declaraciones y su enfrentamiento al Poder Judicial. Este jueves afirmó que «está llegando» el momento de salirse de los límites de la Constitución. Lo hizo el mismo día que el presidente del Tribunal Supremo Federal, Luiz Fux, canceló una reunión que entre los jefes de los tres poderes del Estado en respuesta a los continuos ataques del mandatario

Bolsonaro lanzó su bravata para enfrentar los ataques que, en su opinión, está recibiendo de un juez del Tribunal Supremo Federal, Alexandre de Moraes.

«Su hora (de Moraes) va a llegar, porque está jugando fuera de las cuatro líneas de la Constitución; no pretendo salir de las cuatro líneas para cuestionar a esas autoridades, pero creo que el momento está llegando», afirmó.

Añadió que no se puede seguir con «un juez arbitrario, dictatorial» y aseguró Moraes que es la «propia mentira» dentro del Supremo.

El miércoles Moraes aceptó la propuesta del Tribunal Superior Electoral (TSE) para incluir al presidente en la investigación sobre el uso de «fake news».

Bolsonaro también criticó al presidente del TSE, Luis Roberto Barroso, y afirmó que dentro de dos o tres domingos pretende manifestarse con sus seguidores en la avenida Paulista de São Paulo para pedir que se implante el voto impreso.

El mandatario defiende, sin pruebas, que el actual sistema de voto electrónico es fraudulento.

Incluso elevó la apuesta al decir que no habrá elecciones en octubre de 2022 si no se cambia el sistema a su gusto.

Reunión cancelada

El presidente del Tribunal Supremo Federal de Brasil, Luiz Fux, canceló la reunión entre los jefes de los tres poderes en respuesta a los continuos ataques de Bolsonaro a integrantes de la Justicia.

«El presidente de la República ha reiterado ofensas, ataques y mentiras contra integrantes de esta corte, en especial contra los jueces Luis Roberto Barroso y Alexandre de Moraes (…) además, su excelencia divulga interpretaciones equivocadas de decisiones del plenario e insiste en colocar bajo sospecha la salud del proceso electoral brasileño; ante estas circunstancias el Supremo informa que queda cancelada la reunión anunciada entre los jefes de los poderes, entre ellos el presidente de la República», afirmó Fux en un discurso al cierre de la sesión.

La reunión entre Bolsonaro, Fux (en representación del Poder Judicial) y Rodrigo Pacheco (el presidente del Congreso Nacional, como portavoz del Poder Legislativo) debía de haberse celebrado hace semanas, también con el objetivo de calmar tensiones, pero se suspendió cuando Bolsonaro fue ingresado en el hospital.

(Sputnik)



Fuente