El organismo internacional está preocupado por la propagación de la variante ómicron en todo el mundo.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la nueva variante del COVID-19, la ómicron, podría infectar a las personas vacunadas o que ya hayan tenido la enfermedad. Por este motivo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director del organismo internacional, pidió tomar conciencia y optar por “decisiones difíciles” como cancelar las fiestas o retrasar algún evento: “Es mejor cancelar ahora y celebrar más tarde, que celebrar ahora y estar de luto más tarde”, expresó, de acuerdo a lo publicado en las Naciones Unidas (ONU).

Los viajes y el aumento de reuniones puede provocar un aumento de casos, así como saturación de los sistemas sanitarios, advirtió la OMS durante una conferencia de prensa en Ginebra.
A su vez, si bien el director del organismo entiende “el hartazgo de los ciudadanos”, considera que la forma más rápida para “volver a la normalidad” es tomar decisiones difíciles, como lo es cancelar las fiestas navideñas.

Restricciones en Europa

Esta nueva variante provocó que el continente europeo ponga algunas restricciones, incertidumbre, nerviosismo, advertencias y llamamientos a la calma por parte de los dirigentes públicos durante las celebraciones navideñas.
Países Bajos, por ejemplo, entró el pasado domingo en un confinamiento que puso fin a toda actividad no esencial y que lo sitúa como posible modelo de vecinos en apuros que piensan en medidas contundentes.
El País /Con información de EFE



Fuente