La Justicia de Italia convocó a una audiencia preliminar para analizar la posible imputación del represor uruguayo Jorge Tróccoli por el asesinato y desaparición de la maestra Elena Quinteros en 1976 y por los homicidios de Giuliana Filipazzi y José Potenza, según informó la diaria.

La audiencia fue fijada a pedido del fiscal italiano Erminio Amelio y tendrá lugar el 5 de mayo. El fiscal acusará a Tróccoli por ser responsable de estos crímenes.

La maestra Elena Quinteros, militante de la Federación Anarquista Uruguaya primero y del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) posteriormente, fue secuestrada el 24 de junio de 1976. A principios de noviembre del mismo año, fue asesinada después de ser torturada en el centro clandestino 300 Carlos, también conocido como “Infierno Grande”.

Giuliana Filipazzi, ciudadana italiana, y José Potenza, ciudadano argentino, fueron secuestrados el 27 de mayo de 1977 en Montevideo, en un operativo desarrollado por el Cuerpo de Fusileros Navales (Fusna). Posteriormente, fueron trasladados a Paraguay y desaparecidos en ese país.

En la solicitud de audiencia preliminar, cuyo contenido fue divulgado por la diaria, el fiscal Amelio resalta el papel desempeñado por el Fusna en los tres homicidios y especialmente el de Tróccoli, quien era oficial de inteligencia y enlace del Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA).

Tróccoli en Italia

Jorge Tróccoli huyó de Uruguay en 2007 para escapar de la Justicia de nuestro país. Como posee ciudadanía italiana pudo refugiarse en ese país.

Debido a un error en el trámite de extradición de la Justicia uruguaya, no se pudo traelo al país para enfrentar un juicio por sus crímenes durante la dictadura.

Sin embargo, el represor fue condenado a cadena perpetua por la Justicia de Italia, junto a otros 14 represores en una causa que investigó el Plan Cóndor y los crímenes de lesa humanidad cometidos contra 38 ciudadanos italianos en el continente americano.

En julio de 2021, el Tribunal de Casación ratificó su condena, tras lo cual fue encarcelado en una cárcel común.



Fuente