Publicado:

Las autoridades chinas piden a EE.UU. que «respete la ciencia y los hechos» y no promueva teorías «de poca o ninguna credibilidad».

La diplomacia china rechazó los comentarios hechos este miércoles por el director del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI), Christopher Wray, quien habló de presuntos orígenes de laboratorio del coronavirus que provocó en 2020 la pandemia de covid.

Los agentes federales, dijo Wray al canal Fox News, han evaluado «durante bastante tiempo» los orígenes de la pandemia y estiman que «probablemente sean un posible incidente de laboratorio en Wuhan».

En respuesta, la portavoz oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Mao Ning, instó a EE.UU. en rueda de prensa a que «respete la ciencia y los hechos, deje de politizar este tema, detenga su rastreo de orígenes impulsado por la inteligencia y la política y deje de socavar la solidaridad internacional contra la pandemia».

Mao Ning

La vocera diplomática criticó la «manipulación política del problema» y aseveró que las conclusiones de la comunidad de inteligencia estadounidense «tienen poca o ninguna credibilidad», dado su conocida práctica de «inventar historias». La propia decisión de «poner a la comunidad de inteligencia a cargo de un asunto científico es una clara señal de que el tema se ha politizado», afirmó Mao.

Además, recordó que Pekín siempre ha apoyado y participado en el rastreo global de los orígenes del SARS-CoV-2, «basado en la ciencia». Este trabajo incluyó varias visitas de campo de una misión conjunta de la Organización Mundial de la Salud y de expertos chinos al laboratorio en Wuhan, y llevó a la comunidad científica a la conclusión de que el supuesto origen de laboratorio del virus era extremadamente poco probable. Esta idea cuenta con un amplio «reconocimiento de la comunidad internacional y la comunidad científica», dijo la diplomática.

La parte estadounidense debería mejor colaborar con la OMS, sugirieron desde Pekín, y ante todo debería invitar a expertos internacionales «lo antes posible» a las bases biomilitares estadounidenses en Fort Detrick y otros lugares del mundo, para rastrear orígenes de la infección y dejar que los busquen «de manera oportuna, abierta y transparente».

Mediante especulaciones como las que Wray compartió con los medios, EE.UU. «no logrará desacreditar a China repitiendo la teoría de una ‘fuga de laboratorio’, sino que solo dañará su propia reputación», alegó Mao.



Source link