Un increíble escándalo ocurrió en una audiencia en la fiscalía, cuándo comenzaba la misma.

¿Se acuerdan de los narcos que cayeron hace poco con más de 400 kilos de drogas pesadas?

Allí 18 personas fueron detenidas, y actuó la fiscal Mónica Ferrero.

Entre los detenidos había algunos extranjeros, con nacionalidades diversas.

Montenegro, Serbia y Croacia; sin duda responsables de toda esta maniobra de droga que venía de Bolivia y tenía destino Europa.

Con estos extranjeros, que no hablan español, llegaron a la audiencia en fiscalía, y su abogada de apellido Freitas los acompañaba, debidamente autorizada por ellos en la misma.

Ya estaba todo pronto, cada uno de los actores en sus lugares, cuando abruptamente, llegaron dos abogados penalistas que ingresaron a la sala de audiencias.

Ambos profesionales, de acuerdo a nuestras fuentes judiciales y policiales, comenzaron a increpar duramente a la colega, designada abogada defensora de los narcos extranjeros.

Desde “mal vestida”, hasta “sucia” nos aseguran que presuntamente, le habrían increpado a la abogada Freitas.

Lo cierto, que le estaban disputando la defensa de los narcotraficantes.

Tan subido de tono fue todo, que nos aseguran, que la propia fiscal Ferrero debía actuar.

Les dijo enérgicamente, que ese no era el lugar adecuado para esa discusión, que fueran afuera a arreglar sus diferencias.

Los abogados que entraron a la sala de audiencias en forma insólita, fueron el Dr. Eduardo Sasson (en la foto) y el Dr. Ignacio Duran-

El Dr. Sasson es el actual vicepresidente AAPU (gremio de abogados penalistas).

Pero todo terminó en un diálogo en inglés con los extranjeros, que los convencieron de cambiar a la Dra. Freitas por ellos.

Todo transcurrido en la sala de audiencias, ante la mirada absorta de la fiscal, que esperaba, para comenzar la audiencia.

Como quien dice, le arrebataron los “clientes”, acosando a la colega mujer, que ya tenía la documentación firmada por los acusados, para representarlos.

Las fuentes nos dicen, que en inglés se argumentó que no iban a ir presos, pero finalmente terminaron en la cárcel.

Pero todo no terminó allí, la Dra. Freitas, le informó de todo lo ocurrido a la Dra. Graciela Mendoza, ya que ella había concurrido a la audiencia en su representación.

La Dra. Mendoza, resolvió denunciar a los abogados Sasson y Durán en la comisaría, por diferentes presuntos delitos, entre los que se encuentra “violencia de Género”, entre otros.

Sabemos que fueron citados ambos profesionales, pero se encontraban en el exterior, por lo que pronto, a su regreso, habrá acciones judiciales en su contra.

Pero hubo otras consecuencias, ya que la Dra. Mendoza, habría denunciado también a ambos profesionales, ante el gremio, que la Dra. Mendoza es afiliada.

La Asociación de Abogados Penalistas del Uruguay (AAPU) extrañamente, no presentó el tema en el orden del día hasta ahora para ser tratado, y nos aseguran, que una integrante de esta asociación, habría llamado a Mendoza para pedirle que no presente la denuncia en la justicia.

También nos aseguran, que esta actitud, molestó mucho a la Dra. Mendoza, que en ese acto, renunció como integrante de la Asociación, y resolvió presentar inmediatamente la denuncia policial. 

Realmente escandaloso, todo por un puñado de billetes (muchos), casi le sacan los ojos a la abogada allí presente, en la sala de audiencias, y ante la fiscal Mónica Ferrero, persona de gran prestigio y honestidad.



Fuente