En un artículo muy criticado que escribimos hace un año atrás, dijimos que Peñarol estaba manejado por una camarilla, y que la misma era liderada por “El Cebolla”, junto a “El Lolo”, Novick y algún otros de los llamados “referentes”.

Y esto queda al descubierto ahora, que los tres han sido alejados del plantel, Peñarol parece un equipo de fútbol.

Porque se jugaba para que “El Cebolla” pueda jugar, le hacían el juego, lo colocaban en el puesto donde pueda no correr y mentir un poco más.

Todos corriendo para “El Cebolla”, para que tenga el menor recorrido posible porque o estaba lesionado e igual entraba, o por el contrario temían que se lesionara.

Los entrenadores anteriores a Larriera tenían que tenerlo en cuenta porque era el dueño del plantel, y si te bajaba el pulgar, anda a buscarte cuadro.

Las famosas “camarillas” que en muchos cuadros hay y que le hacen mucho daño al equipo, dentro y fuera de la cancha.

Son los que voltean técnicos, los que tiran para atrás para que el resultado no sea el mejor porque saben que el entrenador saldrá si no hay un triunfo.

No es el caso de “El Cebolla” esto último, es un hincha de Peñarol, pero su bajo rendimiento y sus lesiones, eran negativas para el rendimiento del equipo y ahora queda comprobado, porque están jugando prácticamente los mismos que antes.

Y vamos a ser sinceros, pensamos que Gargano ya no estaba para jugar y sin embargo, se está recuperando físicamente de la lesión tan seria que tuvo y hace la diferencia hoy por hoy, si Gargano anda bien, Peñarol juega bien, y la inversa si no está bien físicamente.



Fuente