Peñarol, en otra flojísima presentación, venció por 1-0 a Montevideo City Torque en el Centenario, gracias a la vuelta al gol de Agustín Álvarez Martínez en una de las escasas acciones ofensivas que generó.

El partido comenzó con los aurinegros tomando la iniciativa del juego y buscando generar juego por las bandas, ante un rival que hacía transitar la pelota sin ser demasiado contundente.

Lo cierto es que en le primer cuarto de hora poca cosa sucedió, con un juego disputado en zona de volantes, poca presencia en las áreas y los delanteros brillando por su ausencia.

Un par de remates de media distancia de Álvarez y Pereira para los celestes fueron el arma elegida para tratar de generar algo, mientras que la respuesta llegó tras un centro de Aguirregaray que cabeceó Álvarez Martínez a las manos del golero.

Ceppelini desaparecido de la acción y la escasa participación de Olivera, generaban que la fluidez en el devenir del esférico fuera muy pobre, jugado a alguna acción personal de los laterales para tirar algún centro.

Los de Cuello en tanto estaban más armaditos, con Santos participativo, pero sin hilvanar el pase final para conseguir un remate claro y desnivelar el resultado.

A esa altura la sensación era de un local mostrando mayores herramientas para ofender, al punto que una vez más Darío Pereira lo tuvo con un disparo curzado que sacó Dawson. 

Y ese cierre de la primera etapa para los carboneros fue un martirio, porque por izquierda lo desbordaron varias veces y las chances eran cada vez más cercanas a la caída de su valla. El pitazo que cerró el capítulo dejó el escore empatado sin goles y el reclamo de la hinchada: «un poco más de huevo…».

El valor del nueve

Para el complemento Larriera apostó a dos variantes mandando al campo a Saravia y Laquintana buscando soluciones y mostrar otra cara, aunque fueron los celestes lo que siguieron dueños de la pelota y la iniciativa.

Guerrero no pudo conectar una acción favorable primero y Mathías Suárez con un zapatazo potente estuvo cerca después, avisando las intenciones de ir por los tres puntos.

Pero en la primera a fondo de los mirasoles llegó el gol que lo pondría en ventaja a los 60′. Una pelota que peleó Laquintana, terminó en un pase a Agustín Álvarez Martínez que anticipó, se acomodó y remató para vencer a Guruceaga y colocar el 1-0.

Una tanto que pareció un premio excesivo por lo visto hasta ese momento, pero que premió la insistencia del nueve, que poco y mal habilitado, siempre se debatió entre los defensas.

Cuello, obligado por las circunstancias, comenzó a acumular hombres en ofensiva y adelantar la estructura en el campo, arriesgando mucho más para impulsar la aspiración al empate.

Esto otorgó espacios a la vista que tuvo alguna acción para liquidar las acciones, pero falló una y otra vez en el pase final, lo que dejó todo abierto hasta el cierre, más aún cuando Ramón Arias vio la roja por un patadón. 

Cejas con un remate en tiempo de adición hizo palpitar el corazón de más de uno, mientras el carbonero se aferraba con uñas y dientes al triunfo.

Andrés Cunha puso sentencia al trámite y Peñarol venció por 1-0 a City Torque, volvió a sumar por tres, igualó la línea de Nacional con 16 y espera un traspié del líder, Deportivo Maldonado para seguir soñando.





Source link