Publicado:

Mientras se oponían a dejarlos salir, los militares les aseguraban que los retenían en el lugar porque se «preocupaban por su seguridad», cuenta la testigo.

Una mujer ucraniana evacuada de la planta metalúrgica Azovstal de Mariúpol denunció que los militares de su país mantenían como rehenes a civiles como ella y les impedían acceder a los corredores humanitarios.

Según relata, aunque muchos de ellos se enteraron por radio de la existencia de zonas seguras y libres de ataques, los uniformados ucranianos no les permitían llegar a las mismas.

«No tuvimos acceso a ellas. Los militares no nos dejaban ir. Decían: ‘no les vamos a dejar salir, allí hay gente mala, les van a ametrallar una vez salgan«, afirma.

Captura de pantalla

Mientras insistían en no dejarlos salir, los militares les aseguraban que los retenían en las instalaciones de la acería porque se «preocupaban por su seguridad». «Me imagino que ya desde el principio pensaban usar a los civiles como escudo», comenta la mujer.

Antes de atrincherarse en Azovstal, los militares del Ejército y de la Guardia Nacional de Ucrania usaron la infraestructura civil de Mariúpol para obstaculizar la operación rusa, reteniendo a miles de personas en sótanos de edificios sin dejarles evacuarse. 



Source link