El secretariado nacional del Frente Amplio y la mesa departamental de la fuerza política en Montevideo, se reunieron este viernes para analizar dos temas: por un lado, la situación de carestía que se vive en el país y las medidas anunciadas por el gobierno nacional para mitigarla, y por otro, la votación de este jueves en la Junta Departamental de Montevideo, que rechazó el préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 70 millones de dólares a la Intendencia, iniciativa llevada adelante por Carolina Cosse.

Después de la reunión, el presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, y la presidente de la departamental de Montevideo, Graciela Villar, brindaron una conferencia de prensa.

En esa instancia, Villar manifestó inicialmente la “profunda desazón” de la fuerza política por la negativa de los ediles de la coalición al “Préstamo BID”, que definió como “un ataque a las montevideanas y montevideanos, que quedan de rehén en un ataque frontal a la fuerza política que gobierna este departamento”. “Es una ataque al Frente Amplio”, agregó.

Para Villar, los motivos esgrimidos por la mayoría de los ediles de la coalición -dos ediles colorados votaron afirmativamente- “lejos tienen que ver en pensar de amparar a los más desamparados, sino que por el contrario, en una negociación que no se abordó lógicamente, se optó por nada”. “Eso en una negociación no es ser un buen negociador”, señaló la dirigente.

Ante el fallido proyecto de la Intendencia con fondos del BID, Villar indicó que “hay un re compromiso de la gestión departamental de Montevideo, en el nombre de la compañera Carolina Cosse, de seguir avanzando en medidas alternativas”, para concretar los objetivos estaban trazados.

Por último, Villar acotó que el proyecto finalmente frustrado, “iba en consonancia con el plan nacional de residuos planteado por el Ministerio de Ambiente y los compromisos internacionales a los que Uruguay llegó”.

Según Villar, “hoy ese plan queda cuestionado porque la ausencia de Montevideo”, ya que la ausencia de la capital en ese plan “hace inviable cualquier proyecto de disposición final a nivel nacional, por la cantidad y el volumen de residuos que genera esta ciudad”.

Luego fue el turno de Fernando Pereira, que fue consultado si la decisión de los ediles de la coalición estuvo motivada por “miedo”, después de lo que ocurrió en Canelones con el edil Juan López, cuyo voto afirmativo fue determinante para que se aprobara en ese departamento un fideicomiso para obras, promovido por Yamandú Orsi.

Pereira respondió que “todos hemos escuchado a ediles del actual gobierno nacional plantear golpe de Estado en Canelones”. “Imagínense lo que debe sentir un edil para decir que le dieron un golpe de Estado para que no votara el fideicomiso en Canelones”, agregó.

“Finalmente cuando un edil votó y dio el número 21 -la mayoría especial necesaria para aprobar ese tipo de endeudamientos-, ustedes habrán visto todas las cosas que le dijeron, todas las ofensas que recibió de parte de sus compañeros”, dijo el presidente del FA dirigiéndose a los periodistas presentes.

“Entonces, si hay miedo o no, no soy yo quien para juzgar. Que hay una actitud hostil a todo aquel (dentro de la coalición) que marque una posición diferente con el gobierno, de eso creo que nadie de ustedes tiene alguna duda. La hostilidad es de tal nivel que yo hace décadas que no la veía”, señaló Pereira.

Para el presidente del FA, “hay un problema de actitud” dentro del gobierno nacional, en relación a los proyectos de los gobiernos departamentales encabezados por la coalición de izquierda.

“Hubo una decisión de los partidos que hoy ocupan el gobierno de obstaculizar la gestión de los gobiernos (departamentales) frenteamplistas y eso es un ataque descarado al Frente Amplio”, sentenció Pereira.



Fuente