Decenas de deportistas y personas vinculadas al básquetbol profesional decidieron comprometerse con la campaña por la derogación de 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC), que se votará el próximo 27 de marzo. A esta movida la denominaron “Un doble por el Sí” y reúne aproximadamente cien integrantes de diferentes estamentos del deporte: jugadores y jugadoras, entrenadores y árbitros. Participan, por ejemplo, deportistas como Marcos Cabot, Manuel Romero, Mateo Sarni, Emilio Taboada y Sabina Bello; los entrenadores Pablo López, Marcelo Signorelli, Alberto Spasandín y Gerardo Jauri, y personalidades como Gonzalo Salgueiro, Alejandra Godoy y Valentina Dorrego, quienes se dedican al arbitraje.

Una de las acciones que emprendió este colectivo es la realización de vídeos audiovisuales informativos en los que diferentes personalidades fundamentan su postura frente a determinados artículos y explican por qué consideran que deben ser derogados. Algunos de las temáticas sobre las que se enfoca la campaña son la educación, las políticas de combustibles, la libertad financiera y la vivienda.

 “Nosotros votamos Sí, vos vota lo que te parezca”

Con respecto a las modificaciones en la educación, manifiestan que “aleja la opinión de maestras docentes y estudiantes”. “Antes, en el Consejo Directivo Central de Educación las decisiones se tomaban con cuatro de cinco votos. Hoy con la LUC el voto de los docentes dejó de ser necesario, ya que los tres votos de los representantes del Poder Ejecutivo alcanzan para tomar las decisiones, y estos ni siquiera deben venir del ámbito de la Educación Pública”, expresa uno de los mensajes creado a partir de las diferentes voces de participantes de la movida. Para quienes integran “Un doble por el Sí”, los docentes no pueden ser excluidos “de uno de los debates más importantes que debe dar el país”. “Nosotros pensamos que deben formar parte y que el diálogo debe primar por sobre la urgencia de una imposición externa”.

Sobre las modificaciones que introduce la LUC en materia de combustibles, recordaron que, con el nuevo articulado, el valor se fija a partir de un informe de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (URSEA) sobre el precio de paridad resultante de importar el producto terminado y hacerlo disponible en las plantas de distribución de Ancap. “Nosotros no estamos de acuerdo con que se fije el precio tomando en cuenta únicamente el mercado. Creemos que el Estado, y por ende sus empresas, deben intervenir en el cumplimiento de los derechos sociales de todos y todas. Nosotros queremos estar cerca de un Estado como escudo de los más débiles”, expresaron.

Sobre la libertad financiera, hacen referencia al artículo N.º221 que modifica el monto máximo que se permite pagar en una transacción en efectivo, aumentándolo de 5 mil dólares a 120 mil. Algo similar, señalan, sucede con el pago de honorarios profesionales en el artículo N.º 219, que establece la posibilidad de pagar hasta 120 mil dólares en la mano. “Eso disminuye notoriamente el control que permiten los medios de inclusión financiera sobre el origen de los fondos”, expresaron. “El artículo N.º 215 da una marcha atrás y vuelve a permitir el pago por fuera de los medios de inclusión financiera. Aunque en la teoría esto presupone una libertad de elección para el trabajador, la vida práctica muestra que, en una relación asimétrica del poder, esta posibilidad estará disposición del empleador, favoreciendo la vuelta a condiciones informales de trabajo”, argumentaron.

Al finalizar cada pieza audiovisual, los participantes de esta iniciativa remarcan su postura a favor del Sí e invitan a la ciudadanía a definir la suya: “Nosotros votamos Sí, vos vota lo que te parezca. Acá mostramos los artículos”.

Un gran paso: el posicionamiento social

Para conocer cuándo, cómo, y con qué objetivos surgió esta iniciativa, Caras y Caretas dialogó con el basquetbolista y secretario de Basquetbolistas Uruguayos Asociados, Mateo Sarni, uno de los deportistas que impulsó la movida. “El movimiento surgió cuando se confirmó el referéndum. Se gestó entre jugadores, jugadoras, entrenadores y dirigentes de basquetbol que estábamos vinculados por actividades sociales que venimos realizando desde hace tiempo”.

El deportista contó que en la primera etapa se juntaron entre cuatro o cinco personas para leer los artículos, profundizar, y así poder tomar una postura. A partir de ahí generaron varias instancias con el resto del colectivo para poder compartir, reflexionar y construir una visión conjunta. “Creo que lo que más enaltece esta movida son justamente las diferentes instancias informativas que compartimos para generar una reflexión. Consideramos que esta dinámica le da un nivel de honestidad importante a lo que estamos haciendo, y que, a la vez, cuida a todas las personalidades de gran trayectoria y conocimiento popular que participan del movimiento”.

Con respecto a la dinámica de funcionamiento del colectivo, aseguró que se trata de un espacio horizontal, más allá de que existan personas en el rol de coordinación. “Desde el inicio se priorizó el diálogo, la apertura y el respeto por las diferentes opiniones”.

El basquetbolista valoró que todos los mensajes que transmiten en los vídeos lo contraponen, en la misma pieza audiovisual, con los artículos textuales. “Buscamos poder generar un contraste y salir de otro tipo de lógicas que flechan la cancha”.

Consultado por la motivación de involucrarse con una cuestión política y social desde el lugar de deportistas, el jugador expresó: “Creo que este posicionamiento social como deportistas —algo que no es muy común— es un gran paso que hemos dado. Ninguna persona está ajena a los temas políticos porque de forma indirecta nos repercuten a todos. Creemos que como personalidades públicas de algo tan importante como es el deporte —y en el caso del basquetbol el segundo más importante en términos de masificación —es sumamente positivo poder abrir el debate e interesarse por conocer sobre política”. Y añadió: “Conocer e interesarse por los artículos [de la LUC] es una oportunidad de visualizar cierta filosofía política que queda media abstracta, como el neoliberalismo y Estado de bienestar. Por ejemplo: en educación antes había Consejos y ahora hay directores. El Consejo, por su forma, amplia el diálogo, mientras que el director es solo uno, entonces, es muy importante poder visualizar esas posturas y salir de la fracción teórica”.

Para finalizar, Sarni destacó que quienes integran Un doble por el Sí, tienen “un respeto máximo hacia la diversidad de expresiones”. “Si otro grupo de deportistas, o personas de otra rama, se manifiestan a favor del No, seriamos los primeros en felicitarlos y a partir de ahí llegar a una argumentación real que nos permita seguir creciendo. Así entendemos el movimiento y nos genera orgullo. En ese sentido, creemos que plantamos una semilla para seguir construyendo una mejor sociedad, más democrática y con conocimiento de la política, que es tan importante”.



Fuente