Resulta que Ocampo, el jugador tricolor, ahora es una estrella que se debería poner al hombro su equipo.

¿A quién le ganó Ocampo?

Hace seis meses, no jugaba, era suplente después de decenas de oportunidades de ser titular.

Siempre se dijo que tenía grandes condiciones, que era muy veloz, que tenía una gran habilidad.

Pero en muchas oportunidades terminaba saliendo porque no pasaba nada con él.

A partir de que “El Chino” Recoba lo comenzó a apadrinar, de quedarse después de las prácticas con Ocampo, todo comenzó a cambiar.

Primero Recoba le enseñó a pegarle bien a la pelota. A como pararse antes de un tiro libre, y como darle fuerza y dirección a la pelota. Además, le dio confianza, para que se animara a tirar de lejos.

Y Ocampo comenzó a cambiar su juego, a ser protagonista y por momentos desnivelar en los partidos.

Recordemos que a la selección llegó para la Copa América por la lesión de un integrante del plantel, no porque se había ganado la citación.

En la Copa América entró contra Argentina, unos pocos minutos y enseguida de ingresar hizo una recorrida por la izquierda interesante.

Después nada, pero los periodistas deportivos decían que había cambiado el partido. Se hizo sacar una amarilla por faul a Messi a dos metros del banderín del córner en cancha de Uruguay.

El padre de Ocampo perjudicó a su hijo al criticar a Tabárez por no ponerlo.

Y de ahí no jugó más ni un segundo en la selección.

Después vino el partido del avión y digamos las cosas como fueron… No había hecho un gran partido, el “Mono” Pereyra lo anuló con experiencia.

Cuando Larriera comete el error de sacar a Pereyra, es cuando Ocampo hace la única corrida escapando de su marcador y tuvo la suerte que la pelota pasó entre las piernas de Dawson, porque desde una posición muy difícil, tenía compañeros mejor ubicados en el centro del área.

Creo que convencieron a este chico que es mucho más de lo que es.

El papelón de su padre, al pedirlo de titular en la selección, posiblemente se la creyó el chico.

En síntesis, es un muy buen jugador, con condiciones innatas, pero…no es Messi, y no tiene la fuerza espiritual fuerte, desaparece de la cancha muy seguido.



Fuente