Según una noticia publicada en el sitio web de Presidencia de la República el 12 de noviembre de 2020, ese día el ministro de Defensa Nacional, Javier García, visitó el dique de la Armada Nacional en la base naval del Cerro, donde se realizaba la “instalación y puesta a punto” de dos nuevos motores para el buque ROU 04 “General Artigas”.

En dicha publicación se informaba que el buque de 4 mil toneladas de peso, construido en la década de 1960, hacía un año que estaba fuera de servicio. Es por esto que se “requirió una actualización del sistema de propulsión, con ajuste de hélices y ejes”, según explicó entonces el director de Material Naval del Dique de la Armada, Gustavo Musso.

También se consignaba que la inversión había sido de “6 millones de dólares”, realizada “mediante un convenio con una empresa astillera de Alemania”, y que unos 50 efectivos de la Armada trabajaban para “extender la vida útil de la embarcación por unos 15 años”.

De acuerdo a la noticia, los trabajos parecían marchar con viento en popa para que en diciembre de 2020 el buque estuviera listo para salir del dique y poder navegar a mediados de 2021.

Sin embargo, este jueves Telemundo informó que hubo un error al mandar las medidas de los motores al astillero alemán y que cuando éstos llegaron desde Europa, resultó que no servían para la embarcación.

Según consignó el medio, García está al tanto de la situación, por lo que pidió informes sobre el tema al comandante de la Armada, Wilson Menéndez.

El jerarca dijo estar “muy preocupado” por el asunto, al tiempo que informó que, como consecuencia de la equivocación, se perdieron “millones de dólares”. Son 6 millones concretamente, según publicó Presidencia en su momento.

Asimismo, García contó que “hace años que se le está invirtiendo plata (al buque) y no navega como tiene que navegar”. De todos modos, aclaró que los errores en la reparación del buque no fueron fruto de “irregularidades”.

El ministro explicó que los “arreglos que se mandaron hacer, terminaron no teniendo efecto y el barco sigue sin navegar”.



Fuente