Las arrugas son las principales señales del envejecimiento cronológico, el que aparece con la edad. Cada vez son más las personas que acuden a especialistas para tratar de eliminar signos como las ojeras y las arrugas de expresión de zonas como los ojos o la frente. Sin embargo, ahora también es posible prevenirlas, es decir, adelantarse a su aparición, retrasarla y prevenir su impacto.
Esto se consigue gracias a las técnicas empleadas por la medicina estética preventiva. Hay pacientes que acuden a un especialista a los 25 o 30 años, a los que se trata con procedimientos sencillos, de una manera preventiva. Sin embargo, las personas que tienen más edad también pueden someterse a estas técnicas.
Para el tratamiento de personas con arrugas, ojeras y otros signos, se debe atender a las causas para poder emplear la terapia adecuada. Muchos piensan que el mayor problema del envejecimiento cronológico son las arrugas, cuando lo que hay que tratar es la pérdida de volumen facial. Se trata de recuperar el volumen perdido, no de conseguir uno nuevo, porque eso es antiestético; se deben restablecer, los signos y el volumen que se han perdido con el envejecimiento y que se tenían en la juventud, no intentar tener una cara nueva.
Una de las técnicas empleadas por la medicina estética preventiva es el uso de la toxina botulínica tipo A. Con la edad se remarca y se hace más fuerte la expresión del tercio superior de la cara (patas de gallo, entrecejo y frente), algo que se suele solucionar con esta toxina. Sin embargo, de lo que se trata es de eliminar o reducir la expresión de las arrugas en reposo, pero de manera que el paciente pueda gesticular, porque las arrugas de expresión salen de forma natural cuando el paciente gesticula, y ver a una persona que al gesticular no tiene arrugas de expresión es completamente antiestético.
También se utilizan nuevos tipos de ácido hialurónico que tienen bajo peso molecular, por lo que poseen la capacidad de rellenar los tejidos que han perdido volumen, a la vez que permanecen moldeables durante un par de días. Esto hace que, al endurecerse de forma gradual, el relleno se integra mejor en los tejidos y no se deforma ni se desplaza.

Cuidar la cara a diario
Aunque existan técnicas que permitan prevenir el impacto de futuras arrugas y signos de expresión, hay que hacer hincapié en la necesidad de cuidar la cara a diario. Los expertos comparan los cuidados faciales con los que deben recibir los dientes, de manera que si se cuidan los dientes y no se acude de manera periódica al dentista, la salud bucodental será mala y los tratamientos futuros serán más caros y agresivos; y lo mismo pasa con los cuidados faciales: si se cuida la cara a diario, se pueden evitar posibles complicaciones y tratamientos agresivos y costosos.
Entonces la recomendaciones para el cuidado diario son, comer bien, descansar lo necesario, reducir el estrés, acudir al dermatólogo y, sobre todo, protegerse del sol.



Fuente