Dóciles, cariñosos, inteligentes… Los conejos pueden ser el perfecto animal de compañía. Pero a pesar de que los conejos pueden parecer animales muy sencillos de cuidar, la realidad es que el organismo de estos animales es más complejo de lo que imaginamos.

La atención y el cuidado adecuados determinarán si tu conejo tiene una vida plena y larga. Dentro de esto destaca la alimentación. Es importante que incluya heno, además de frutas o verduras aptas. Además, se debe tener precaución con otros productos, como la banana.

Es recomendable establecer un horario regular de comidas, dividiendo su alimentación en dos porciones al día. Por supuesto, tampoco podemos olvidarnos de la importancia de una buena hidratación, así que debemos asegurarnos de que el conejo siempre tenga a mano agua limpia y fresca.

Alimentación

  • Heno. Tiene que ser la base de la alimentación de un conejo. Tendremos que asegurarnos de que come suficiente. Debe constituir al menos el 70% de la alimentación. El heno es un producto resultado de diferentes tipos de plantas que se han recogido cuando estaban verdes y que posteriormente se dejaron secar.
  • Hierba fresca, hojas y verduras. Apio, zanahoria, acelga, tomillo, perejil, espinacas, diente de León, remolacha. Coliflor, calabacín, judías verdes, pimiento, brócoli, tomate, pepino y zanahoria Es importante recurrir a hojas de plantas y verduras conocidas.
  • Frutas. Manzana, cerezas, kiwis, fresas, mandarina, naranja, mango, melón, papaya, pera, sandía, piña.

Alimentos prohibidos

Algunas frutas y verduras prohibidas: patata, boniato, ajo, cebolla, nabo, puerros, guisantes, habas, higos, palta, bananas.

Plantas prohibidas: helechos, cicuta, hiedra, laurel, narcisos, belladona, amapolas, tulipanes, yerba buena, madre selva.

Otros alimentos prohibidos: arroz, maíz, nueces, galletas, pan, manteca, avena, queso.



Fuente