Preview
El hombre denunció que los cadáveres se quedan en las calles y que a los habitantes de la urbe no se les prestó ayuda humanitaria, y se vieron obligados a comer «papas podridas».



Source link