Racing derrotó 2-1 a Montevideo Wanderers en el Parque Alfredo Víctor Viera por el partido que cierra la séptima fecha del torneo Clausura. Nicolás Albarracín abrió el marcador en el primer tiempo, pero Agustín Pereira y Agustín Alaniz hicieron justicia y lo remontaron en el complemento.

La primera llegada la tuvo la visita cuando transcurrían 4′. Lucas Lemos se animó a avisar y sacó un potente remate que se fue desviado por encima del travesaño.

La siguiente situación ocurrió recién a los 19′ por intermedio de Octavio Rivero, quien probó al arco, pero pasó a mayores, ya que el arquero Mauro Silveira controló el tiro sin complicaciones. Por su parte, el conjunto local se veía superado y no generaba peligro.

Cuando transcurrían 27 minutos el Cervecero generó una de sus esporádicas jugadas, cuando Tomás Verón Lupi habilitó muy bien a Rivero, que sacó un disparo cruzado que terminó perdiéndose afuera. 

En el minuto 37, Juan Acosta recuperó una gran pelota en tres cuartos de cancha y colocó un pase filtrado para Nicolás Albarracín, que definió cruzado de gran manera, infló las redes y abrió el marcador para el Bohemio, tras una llegada aislada.

El equipo visitante buscó no bajar los brazos y nuevamente Lemos, a través del recurso del tiro de media distancia, pudo cambiar el resultado, pero el tiro pasó cerca.

Durante los primeros 45′, fue el equipo dirigido por Eduardo Espinel el que generó superioridad y las chances más claras, pero la efectividad del elenco de Sergio Chapa Blanco reflejaba el marcador tras un trámite desparejo.

En tan solo cinco minutos, Racing remontó el partido. Primero, a los 51′, Agustín Pereira conectó un cabezazo que infló las redes, luego del centro desde la izquierda de Diego Sosa y una serie de toques y cabezazos dentro del área, en los que participaron Agustín Alaniz y Octavio Rivero, este último asistiendo. Luego, Alaniz hizo una gran jugada individual, combinó con Rivero, que, de taco, volvió a habilitar, y el primero cerró la jugada con un gran derechazo.

Tras el gol, la visita retrocedió algunos metros y decidió entregarle la pelota a su rival, jugando al contragolpe. Luis Mejía, con atajadas importantes, fue clave en el cierre para que el Cervecero llegue a once puntos en el Clausura y se ubique quinto, mientras que en la Anual se ubicó octavo (en puestos de clasificación a Sudamericana) con 36 unidades. 

Por su parte, el Bohemio continúa último en el tercer campeonato corto del año producto de cuatro puntos. En la tabla acumulada, aparece quinto tras cosechar 39 unidades (también en zona de clasificación a Sudamericana).





Source link