La Comisario Mayor ® Blanca Esther Olivera Sampayo renunció a su cargo de Jefe de Policía de Lavalleja.

Ella declaró que fue por asuntos “estrictamente personales”, pero su gestión fue siempre desde el primer momento incompleta.

Esta jefa cumple funciones administrativas en forma brillante, pero las ejecutivas no las conocen, ni las hace lógicamente.

Fue una jefa encerrada en su despacho, nunca se relaciona con la sociedad, ni con las fuerzas vivas.

Negándose permanentemente a estar en los medios de comunicación.

Lavalleja es un departamento que necesita una tarea muy fuerte en la represión del narcotráfico, todos saben lo que viene ocurriendo hace ya varios años, donde se dejó de ser un lugar tranquilo y debimos soportar peleas, disparos, muertos, ajustes de cuenta, entre organizaciones mafiosas asociadas a la venta de drogas.

El trabajo de campo de la jefa renunciante nunca existió, y de ahí, su gestión mediocre en ese sentido.

Ya hace seis meses, un grupo de vecinos pidió la renuncia de la Jefa ante Larrañaga, que en todo momento la respaldó a rajatabla.

Hoy nos decía un oficial de la policía que su nombramiento era para la cuota femenina, pero no creemos que así sea.

La jefa es una funcionaria muy preparada, con grado y experiencia anterior en Policía Caminera.

Igualmente se la comió el cargo, la pasó por arriba, no supo ser sociable, y cuando la sociedad no ve en la calle al Jefe de Policía, no confía en su gestión.

Al parecer ya está nombrado el nuevo Jefe, que sería un hombre, y el mismo estaría asumiendo el día primero de julio. Hasta esa fecha la actual Jefa seguirá en su cargo.



Fuente