El profesional fue apuñalado anoche unas 10 veces por dos desconocidos en un estacionamiento cerca de su casa, en el suroeste de Brasilia.

Las asociaciones Brasileña de Radiodifusión y Televisión (Abert), la Brasileña de Prensa (ABI), la Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji), así como la Federación Nacional de Periodistas (Fenaj) son algunas de las instituciones que rechazan la agresión.

Todas demandan una investigación rápida y correcta de la acometida. En un comunicado, Fenaj requiere que «se identifique y castigue a los responsables».

Reitera «su repudio a la violencia, especialmente contra los profesionales de la prensa que desempeñan el importante papel de llevar información veraz a la sociedad».

La Abraji y ABI también condenaron la violencia, y la Abert, tras solidarizarse con la familia y amigos de Luiz, al que le desea su pronta recuperación, exige «a las autoridades locales una investigación rigurosa del caso, con la identificación y el castigo de los responsables».

Por la embestida, el reportero presenta perforaciones en varias partes del cuerpo e ingresó en el Hospital de Base del Distrito Federal, donde fue operado.

Anoche recibió diversos golpes de cuchillo en el cuello, abdomen, pecho y la pierna. Tiene además tajos en el estómago, pulmón, páncreas y diafragma.

El último boletín médico señala que Luiz permanece «en postoperatorio inmediato, en estado grave, pero estable». Precisa que está consciente y recibió la visita de su padre.

La policía comunicó que no descarta ninguna causa posible del ataque.

Un informe sobre la Violencia contra los Periodistas y la Libertad de Prensa en Brasil/2021 revela un aumento de las agresiones en comparación con el año anterior. En ese calendario hubo 430, dos más que en el precedente.

Por su parte, la Fenaj reveló el 27 de enero que solo el presidente Jair Bolsonaro fue responsable de 147 casos (34,19 por ciento del total denunciado en 2021). Entre ellos, 129 episodios de descrédito a la prensa y 18 de agresiones verbales a reporteros.

La titular de la federación, Maria José Braga, advirtió que la violencia contra el periodismo no solo afecta a los profesionales, sino también a la libre circulación de la información, la formación de la opinión pública y la democracia.

El gremio alerta sobre una posible escalada de violentos embates contra los comunicadores durante 2022, año de elecciones generales (octubre) en las cuales pretende reelegirse Bolsonaro.



Fuente