Publicado:

Ambas notas, con amenazas a la familia de Naftali Bennett y una bala en cada sobre, fueron recibidas el martes y jueves.

Este sábado se han dado a conocer nuevos detalles sobre las amenazas que días antes recibió el primer ministro israelí, Naftali Bennett. Ahora los agentes de seguridad sostienen que las cartas, cada una de las cuales contenía una bala, fueron enviadas por dos personas diferentes, reportó el Canal 12.

La primera carta con una bala, dirigida a Bennett y su esposa Gilat, llegó el martes, mientras que la segunda apareció el jueves, también con una bala en el sobre, pero fue dirigida al hijo de 15 años del primer ministro, Yoni, y fue enviada a la casa de la familia en la ciudad de Ra’anana. Ambas notas instaban a Bennett a dimitir si no quería que le hicieran daño a su familia, según los informes.

A pesar de que las amenazas eran similares y llegaron solo con dos días de diferencia, los agentes de seguridad israelíes no están seguros de que exista alguna conexión entre los remitentes, precisó el medio. Mientras las autoridades mantienen confidencialidad sobre los detalles de la investigación, se reporta que todavía no han identificado a los sospechosos.

"No tendrán éxito": Israel confía en superar pronto la ola de graves ataques terroristas

Inicialmente, los agentes creían que ambas cartas habían sido enviadas por la misma persona o grupo, y supuestamente utilizaron las mismas expresiones para amenazar a Bennett, poniendo balas reales del mismo tipo.

A raíz de las amenazas, se decidió reforzar la seguridad del primer ministro y su familia. Si bien la Policía no cree que corran peligro, las fuerzas de seguridad igual tratan las amenazas con seriedad.

El propio Bennett insinuó que las amenazas fueron realizadas por motivos políticos, al señalar en un tuit el martes que ese tipo de desacuerdos no deben desembocar en la «violencia, el acoso o las amenazas de muerte».

«Soy el primer ministro y una figura política, pero también soy un marido y un padre, y es mi deber proteger a mi mujer y mis hijos», escribió, instando a «todo el mundo, de todo el espectro político, y especialmente a las personas que son activas en las redes sociales» a «bajar las llamas del discurso político».





Source link