A pocas horas del cierre del Sanatorio de Casa de Galicia comenzó este martes, en medio de fuerte operativo policial, el traslado de los pacientes internados en el centro de salud. Simultáneamente el sindicato continúa la negociación con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) para definir la distribución de funcionarios médicos y no médicos.

Casa de Galicia cesó sus actividades tras un fallo judicial en diciembre.

El Ministerio del Interior dispuso un vallado en torno al sanatorio, ubicado en avenida Millán y Molinos de Rafo.

Varios usuarios de la institución se encontraban en la zona. Entre ellos Sandra Montes, vocera de la agrupación Socios, quien dijo a Telemundo que el traslado se vivió «con mucha angustia» y que «hubo mucho manoseo» en la distribución, ya que los trabajadores no fueron derivados a otras mutualistas mientras que los usuarios sí.

Aseguró que desde hace días faltan medicamentos e insumos médicos como inhaladores, lo que incrementa la angustia.

Montes dijo que la «humanidad» de los trabajadores es lo que más extrañará. «La humanidad de los funcionarios de Casa de Galicia nunca estuvo en entredicho, nunca nos faltaron remedios, aun en los peores momentos», dijo. Ella fue derivada al Hospital Evengélico.

Por su parte, MVD Noticias informó que las sociedades científicas denunciaron la “grave situación de los médicos” que se quedan sin trabajo.

Los socios de Casa de Galicia serán distribuidos en Círculo Católico, Hospital Evangélico, Cudam, Universal y Crami.



Fuente