El servicio de taxis llevado a cabo por coches sin conductor
gana terreno en el estado estadounidense de California, situación que ha generado
controversia
en las ciudades donde funciona esa modalidad.

Ahora, un reporte del periódico The San Francisco Standard
agrega un nuevo ingrediente a la polémica:  algunos clientes aprovechan la intimidad que brinda
la ausencia de chofer para tener relaciones sexuales durante el viaje

Varios clientes de la startup Cruise robotaxi declararon al
citado medio que han tenido repetidas experiencias sexuales mientras viajaban
en los vehículos autónomos de la compañía.

“Fue muy divertido porque [el auto] se calentó bastante y se
empañó hasta el punto de que el parabrisas estaba completamente empañado; en
cualquier otro contexto, en cualquier otro vehículo, eso sería un problema
real”, dijo al citado medio un hombre identificado como Alex, acerca de su
experiencia en un robotaxi de la firma Cruise.

Alex, un varón de aproximadamente 30 años, contó que llevó a
cabo al menos seis “actos amatorios”  durante
tres viajes en coches de es empresa. Detalló que tales actos iban desde fogosos
besos hasta «actividades sexuales completas, sin límites».

«O sea, no hay nadie que te diga: ‘No puedes hacer eso.
Llega al punto en que te sientes cada vez más y más cómodo, y si estás con
alguien, como una pareja en serio, puede escalar a otras actividades”, refirió.

El hombre dijo sentirse “un pionero”, y esa condición
ejercería cierto efecto estimulante en él.

“Es divertido darse cuenta de que este es el primer lugar
donde puedes hacer esto en el país, porque son los primeros taxis autónomos que
existen”, dijo.

En su artículo, el periódico sanfranciscano recoge media
docena de testimonios de personas de ambos sexos que dijeron haber tenido sexo
en taxis de Cruise. Curiosamente, ninguno reportó haberlo hecho en vehículos de
la empresa Waymo, la otra prestadora del servicio en la ciudad.

Este uso erótico de los taxis no parece resultar tan divertido
a los prestadores del servicio.

“Estamos trabajando arduamente para asegurarnos de que
nuestro servicio sea seguro, limpio y abierto para todos, y los pasajeros
aceptan hacer su parte cuando se registran para usar nuestro servicio”, dijo un
portavoz de Cruise en declaraciones al periódico The New York Post.

“Nuestras reglas comunitarias y términos de servicio
detallan lo que está prohibido durante un viaje y tomaremos las medidas
apropiadas contra cualquiera que viole esas pautas”, añadió.

Una fuente “informada” sobre el funcionamiento
del servicio dijo al diario neoyorquino que la compañía activa una cámara dentro
del auto solo en casos de percances relacionados con la seguridad, el
mantenimiento del vehículo y la asistencia. En todos los casos, esa activación
es informada a los pasajeros





Source link