Muchos periodistas deportivos daban por un hecho que Nicolás Schiappacasse llegara y se quedara con la titularidad inmediatamente.

Pero Agustín Álvarez “El Canario” en los partidos que tuvo la titularidad en el campeonato Clausura se ganó con goles y buen juego a pesar de su juventud, la titularidad.

Y Peñarol quiere que sean sus juveniles los que triunfen, ya que esto significa que son futuras ventas millonarias.

La renovación de “El Canario” fue rápida de su contrato, pero hay algo que destacar, se fijó una cláusula de venta de US$ 20 millones de dólares, creemos que de las más altas del fútbol uruguayo en toda su historia.

Eso lo cotiza al chico sin dudas, cosa que se pretende con esa cláusula, que para mí fue puro marketing.

Pero Agustín en los últimos partidos no ha convertido goles y su rendimiento no ha sido deslumbrante, sin ser malo.

Mientras que en los últimos minutos de los dos partidos pasados ingresó Schiappacasse y se mostró muy bien.

El único jugador de los once titulares de Peñarol que podría perder su titularidad por rendimiento es “El Canario” (y el caso de Juan Acosta que comentábamos en otro artículo de esta edición), y es por eso que comienza a aparecer alguna duda.

Un detalle les voy a contar. Cuando el penal que convirtió con suspenso (casi se lo ataja el golero rival) Facundo Torres, antes de patearlo, Schiappacasse se lo pidió para ser el ejecutor, pero “Facu” claramente no lo dejó. Si Schiappacasse lo hubiera convertido, hubiera aumentado la consideración del técnico y de la hinchada para tener más minutos.

¿Por eso no lo dejó Torres?



Fuente