Un 21 de junio de 1980 nacía Silvina Luna, una rosarina que
llegaría a las pantallas chicas rioplatenses. A lo largo de su camino, la
modelo atravesó momentos duros: peleas familiares, desamor, problemas
laborales. Pero nunca paró. Este 31 de agosto, tras estar internada en terapia
intensiva durante meses, Luna murió como consecuencia de una mala praxis
. En
2011, la argentina cometió “el peor error” de su vida: se sometió a una cirugía
con Aníbal Lotocki —conocido como el médico de los famosos— que, tras
inyectarle una sustancia tóxica, le costó la vida.

Ella murió y él recibió una condena de cuatro años y cinco
de inhabilitación para trabajar como médico.

La infancia de Luna fue “tormentosa”. Se resguardó bajo los
brazos de sus hermanos, sobre todo de Ezequiel, y sus abuelas. La modelo dijo a
Infobae que sus padres “hicieron lo que pudieron” y, con el tiempo,
logró perdonarlos. La familia se pudo recomponer; en 2008 murió su madre.

A la pantalla

En búsqueda de lo que sería su destino, la televisión, Luna
se mudó a Buenos Aires. Dejó su Rosario natal y se enamoró, trabajó de todo
menos lo que fue a buscar y se desenamoró. Tiempo después se mudó a Miami,
donde trabajó como moza en un restaurante. Renunció y volvió a Argentina por un
amor que no resultó.

La primera vez que Luna apareció en la pantalla chica fue en
Verano del 98’, la mítica novela de Cris Morena que marcó la
adolescencia de muchos rioplatenses. Pero fue breve, y ella quería más.

En medio del auge de los realities que había llegado
a la Argentina, la modelo acompañó a su compañera de pensión, quien iba a
anotarse al casting de Gran Hermano 2. Cuando Luna y su amiga llegaron alguien
se bajó a último momento: ella se presentó y quedó seleccionada para la segunda
edición del reality que se sigue emitiendo hasta la actualidad.

Sin haberlo previsto, Luna ganó el segundo lugar de Gran
Hermano. Pero, además, se convirtió en una de las participantes más icónicas de
las ediciones argentinas. Como es costumbre, al salir de la casa, se convirtió
en una figura del espectáculo argentino y alcanzó la fama que tanto anhelaba.

Luna tuvo participaciones especiales en Poné a Francella,
No hay 2 sin 3, Casados con hijos, Bailando por un sueño.
Además, actuó en Son de fierro, La pelu y Ciega a citas.
Estudió teatro, fue conductora y panelista.

En 2002, debutó en La noche de las pistolas frías. También
trabajó en clásicos porteños del teatro de revista, como El champán las pone
mimosas
y Cirugía para 2. La actriz compartió cartelera con Gerardo
Sofovich, Emilio Disi, Nazarena Vélez, Flor de la V, Pablo Rago, Miriam Lanzoni,
entre muchos otros. Luna se convirtió en una figura importante en el mundo del
espectáculo e incluso llegó a hacerse amiga del mítico Diego Armando Maradona.

Lejos de los flashes

La vida de Silvina Luna, además de éxitos, tuvo varios
escándalos mediáticos. Peleas públicas con sus parejas, con figuras del medio del
espectáculo; una vida acaparada por los ojos del resto. La actriz decidió
cambiar su forma de vida y emprendió un cambio que la llevó a vivir a Bocas del
Toro, una isla caribeña en Panamá.

La actriz viajó en búsqueda de la sanación; practicó yoga, meditó
y se recibió de coach ontológica. La noticia de su muerte conmocionó a
muchos de quienes compartieron escenarios con ella.





Source link