Desde el pasado lunes 20 de diciembre, los trabajadores de Copsa venían llevando a cabo la paralización de actividades en las líneas de transporte suburbano, medida que fue tomada por tiempo indeterminado.

El miércoles, los trabajadores suspendieron el paro previsto para este jueves 23 de diciembre, tras alcanzar un preacuerdo con los Ministerios de Trabajo, Transporte y con la empresa.

Sin embargo, ante la inconformidad con la propuesta del Ministerio de Trabajo en cuanto a los saldos adeudados por la empresa, los trabajadores resolvieron, reunidos en asamblea, continuar el paro por tiempo indefinido.

No obstante, las negociaciones continuaron y este jueves, con la mediación de las carteras de Trabajo y Transporte, se logró un acuerdo, tras el cual el sindicato de trabajadores de Copsa levantó el conflicto, según informó Subrayado.

Los trabajadores venían denunciando que la empresa debía licencias, salarios vacacionales y complementos desde el año 2019.

La gravedad del conflicto motivó la intervención del ministro de Transporte y Obras Públicas, José Luis Falero, quien aseguró el miércoles que el Poder Ejecutivo analizaba hacerse cargo de parte de la retroactividad que reclaman los empleados.

“Aspiramos a que se pueda lograr un acuerdo. El Poder Ejecutivo está trabajando en la posibilidad de atender la retroactividad desde julio a noviembre y en ese aspecto venimos avanzando”, sostuvo.

“Estamos afinando los números porque no los teníamos. Eso puede ayudar y hay un compromiso de Transporte y Economía de ayudar en esa parte”, agregó el jerarca.

No obstante, Falero opinó que parece difícil que los reclamos “se puedan solucionar todos juntos”. Además, consideró que “no es un tema del Poder Ejecutivo, es un tema de la empresa con sus trabajadores”.



Fuente