El estudio fue realizado a raíz de 309 muestras de plasma de individuos recuperados de la infección natural y de personas vacunadas con dos dosis de las vacunas AstraZeneca, Sinopharm y Sputnik V, con o sin historia de infección previa, consigna la agencia estatal Télam.

Según los resultados del estudio, los mayores títulos de anticuerpos neutralizantes contra la variante originada en la India se observaron en las personas que recibieron dos dosis de Sputnik V y tuvieron COVID-19 previo a la inmunización.

Luego siguen los inoculados con el esquema ruso completo que no habían contraído antes el virus.

El trabajo fue realizado por el Instituto de Virología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba y personal del Hospital Rawson, Ministerio de Salud de Córdoba y del Laboratorio Central de la provincia.

De los 309 participantes del estudio, 41 eran recuperados de una infección por el virus SARS-CoV-2 en su variante original, 78 tenían las dos dosis de AstraZeneca, de los cuales 21 se habían contagiado antes; 101 registraban la inmunización completa de Sinopharm —40 habían tenido COVID-19— y 89 estaban inoculados con el esquema completo de Sputnik V —55 habían contraído antes el virus—.

Los investigadores del estudio destacan que «todas las vacunas brindan protección, aunque distinta potencialidad», por lo que enfatizan la importancia de la inmunización contra el COVID-19.

«Los resultados indican que los anticuerpos contra SARS-CoV-2 preexistentes en la población en Córdoba, tanto producto de la infección natural, como los generados por las tres vacunas aplicadas: Sputnik V, AstraZeneca y Sinopharm, luego de la segunda dosis, son capaces de neutralizar a la variante Delta, aunque de manera reducida», indican los autores en su informe, consignado por Télam.

En el promedio general de neutralización fue de 5,78 frente al coronavirus original y bajó a 3,7 frente a delta.



Fuente